Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Cruceros a 75 euros la noche

El fundador de easyJet, la aerolínea de vuelos baratos, crea otra compañía de bajo coste para navegar por el Mediterráneo

La elitista Costa Azul va a dejar de ser un lujo para ricos y famosos, para convertirse en destino de vacaciones al alcance de muchos. El culpable es el barco que acaba de comprar el fundador de la aerolínea de bajo coste easyJet para ofrecer cruceros baratos por el Mediterráneo. Se llama easyCruise.

Cualquiera que pueda pagar 75 euros por noche y el vuelo hasta Niza o Génova puede subirse al barco que el polifacético empresario greco-chipriota Stelios Haji-Ioannou compró hace un año y acaba de terminar de reformar. La estancia mínima es de dos noches. La máxima es de 14, o sea, dos veces el recorrido por los siete puertos donde el barco de easyCruise atracará a partir del 6 de mayo: Saint-Tropez (Francia), Cannes (Francia), Niza (Francia), Mónaco, San Remo (Italia), Génova (Italia) y Portofino (Italia).

En los viajes, dirigidos a "gente independiente" de 20 a 40 años, no se admiten niños

El itinerario está diseñado para facilitar estancias de fin de semana y de siete días. Los camarotes son minimalistas. Tanto, que los más baratos no tienen ventana y son tan anchos como la cama que albergan. "No creo que haya un diseñador que consiga poner tanta comodidad en 10 metros cuadrados", dijo ayer Stelios en Berlín en la presentación de su nuevo proyecto.

El bajo coste lo consigue al apartarse del esquema del todo incluido, habitual en los cruceros. Las comidas y las bebidas hay que abonarlas aparte, de modo que nadie deje de salir a pasear por tierra por el remordimiento de haber pagado por la cena en el barco. Además, sólo se puede comprar por Internet y todo el personal está subcontratado. "El único empleado directo mío es el director general", dice Stelios.

La permanencia en puerto desde el mediodía hasta la madrugada permite salir a pasear, cenar y tomar una copa. "Puedes divertirte a bordo o hacerlo en tierra, y creo que hay muchas más opciones para divertirse en Saint-Tropez que en nuestro barco", añade el empresario.

Con capacidad para 170 personas, el proyecto está pensado para "gente independiente" de 20 a 40 años con la iniciativa suficiente para buscarse su propio medio de transporte para llegar hasta cualquiera de los siete puertos. No se admiten niños.

Cuando el empresario griego afincado en Londres quiso comprar su primer avión de pasajeros le pidió el dinero prestado a su padre. 10 años después, a los 38 años, tiene una flota de 100 aviones que cruzan el cielo europeo a precios de risa y vive en Mónaco, que llueve menos.

En estos 10 años, Stelios ha creado una quincena de empresas que llevan la marca easy y desarrollan el concepto del bajo coste en el sector de viajes, entretenimiento, telecomunicaciones -el verano pasado presentó una nueva compañía de telefonía móvil-, y finanzas.

Cerca de 20 millones de dólares lleva gastados en el barco -incluido toda la promoción para el lanzamiento del proyecto-, que es pequeño y servirá para ver si hay demanda por este tipo de producto. Si la hay, Stelios tiene pensado ampliar flota y comenzar a operar en otras zonas. La costa mediterránea de España es una opción, pero también las islas griegas, Miami o Tailandia.

"Esto no va a ser rentable en uno o dos años. El mayor riesgo es el invierno", reconoce el empresario. Aún no ha decidido qué hará con el barco: la opción uno es dejarlo allí; opción dos es hacer trayectos de corta distancia al norte de África o Canarias, y la tercera es la larga distancia: Caribe, Asia... "Lo voy a decidir en junio", explica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de abril de 2005