Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fuerte presión de Bush sobre China para que deje flotar su moneda

El presidente estadounidense, George W. Bush, declaró ayer que Estados Unidos está ejerciendo una presión sobre las autoridades de China para que introduzcan ya mismo la flexibilidad de su tipo de cambio. "Estamos presionando a China para que deje flotar su moneda de modo que podamos tener un comercio libre y leal con China", dijo Bush a un grupo de editores norteamericanos.

La moneda china, el yuan, está vinculada a la cotización del dólar, y su depreciación, al compás de la moneda norteamericana, hace cada vez más competitivos los productos fabricados en China. Durante 2004, el déficit bilateral del comercio entre Estados Unidos y China alcanzó los 162.000 millones de dólares. Representa el 25% del déficit comercial de Estados Unidos.

China, a diferencia de las dos reuniones anteriores, no participará en la cumbre del G-7, el club de los siete países más industrializados del mundo (EE UU, Alemania, Reino Unido, Francia, Japón, Italia y Canadá), prevista para anoche.

Las autoridades norteamericanas, bajo el liderazgo del presidente Bush, han desplegado una bateria de declaraciones dirigidas a las autoridades chinas. Al mismo tiempo que Bush reconocía, como nunca antes, que está presionando a las autoridades chinas, el subsecretario de asuntos internacionales del Tesoro, John Taylor, explicó a la prensa que China ya ha tenido oportunidad de preparar las condiciones para modificar su sistema cambiario y promover el fortalecimiento del yuan. "Ahora mismo pueden poner en práctica un sistema de cambios flexibles". Ayer, el secretario del Tesoro, John Show, por su parte también atacó: "El momento ha llegado".

Los ministros de Finanzas del G-7 se reunieron anoche, hora de Washington (madrugada del domingo en España), para analizar la situación económica mundial y emitir su tradicional comunicado, que será distribuido hoy, sábado. En la reunión, el ministro del Tesoro norteamericano, John Snow, propondrá la introducción de un párrafo solicitando a China que flexibilice ya su tipo de cambio. El FMI recomienda, asimismo, la flexibilidad de la moneda china.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de abril de 2005