Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Richard Fletcher, hispanista especializado en la alta Edad Media

Cinco de los nueve libros de Richard Fletcher tratan de la historia medieval española, y él ganó fama en España por sus tres títulos traducidos: El Cid (Ed. Nerea, 2ª ed. 1999), La España mora (Ed. Nerea, 1999) y La cruz y la media luna (Ediciones Península, 2005).

Su primer libro, basado en su tesis doctoral presentada en Oxford, fue un brillante análisis del episcopado leonés del siglo XII; Fletcher, con característica ironía, señala que estos obispos "no tenían muchas luces, si bien no toda la culpa era suya".

Su segundo libro, titulado St James's Catapult (1984, traducido al gallego, A Vida e o tempo de Diego Xelmírez, Ed. Galaxia, 1993), consistía en una pesquisa detectivesca sobre la vida del obispo Diego Gelmírez, mientras que su antepenúltimo fue una edición, publicada conjuntamente con Simon Barton, de las cuatro crónicas latinas principales de la época del Cid (The world of El Cid, 2000).

Nacido en Wighill, cerca de Tadcaster (condado de York), el 28 de marzo de 1944, el futuro historiador empezó con catorce años a investigar la historia local anglosajona de asesinato y venganza que rodeaba la muerte del conde Uhtred de Northumbria en 1016, investigación que sólo recogería en libro casi medio siglo más tarde (Bloodfeud, 2002). Sus padres le mandaron como interno a Harrow School (1957-62), donde uno de los alumnos más famosos había sido Winston Churchill, cuyo estilo tajante y mordaz al escribir historia tal vez dejó huella en los escritos del joven yorquino.

Al ganar una beca para estudiar historia en el Worcester College de Oxford, Richard tuvo la suerte de que su tutor fuera James Campbell, quien guió todos sus pasos de licenciatura y doctorado en los estudios sobre la alta Edad Media inglesa y europea.

La publicación de The Quest for El Cid (1989), traducido más tarde al español e italiano, consiguió para su autor fama internacional, obteniendo el prestigioso premio literario Wolfson de Historia y el Book Prize de Los Ángeles. La novedad de este libro se aprecia inmediatamente en el capítulo sobre los contemporáneos del Cid, donde el autor abarca figuras tan dispares como Harald Hardrada, rey de Noruega (1046-66), los componentes de la guardia varangiana de Bizancio, y Bohemond, rey de Antioquía.

Es admirable la delicadeza con la que Fletcher pasa sutilmente revista en el último capítulo a la leyenda negra y el feroz debate entre Dozy y Menéndez Pidal sobre el valor simbólico de la figura del Cid y lo que ha representado a través de los debates políticos multiseculares en España.

Tal vez su libro más ambicioso e influyente fuese La conversión de Europa del paganismo al cristianismo 371-1386 (1997). Gracias a esta obra obtuvo al año siguiente la cátedra de historia en la Universidad de York, donde ya era profesor titular.

Sin embargo, Richard no estaba a sus anchas en las batallas administrativas y financieras de la universidad moderna, por lo que en 2001 se jubiló anticipadamente para emprender su último gran proyecto, desafortunadamente inconcluso, en el que se proponía reconsiderar la caída del Imperio Romano siguiendo las huellas de Edward Gibbon.

La muerte le sobrevino, de un infarto cardiaco, el 28 de febrero pasado en Nunnington, cerca de donde vivía felizmente en una granja (en compañía de su esposa, Rachel Toynbee, y sus tres hijos), practicando la caza y la pesca como un gentleman de vieja alcurnia. Le faltaba justo un mes para cumplir 61 años.

Ian Michael es catedrático emérito Rey Alfonso XIII de Estudios Hispánicos en la Universidad de Oxford.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 27 de marzo de 2005