LA CRISIS DEL CARMEL

Los empresarios, preocupados por las sucesivas crisis del tripartito

Llueve sobre mojado. En enero de 2004 fue el caso Carod, y ahora, el estruendo originado por la acusación de Maragall del supuesto cobro de comisiones por parte de CiU en la adjudicación de obras públicas. "A los empresarios no nos gusta el ruido, venga de donde venga. Queremos estabilidad, que se gobierne, nada más", señalaba ayer el presidente de una asociación patronal. "Preocupación" es una de las expresiones más empleadas por la mayoría de los empresarios reunidos en unas jornadas en S'Agaró.

El déficit inversor en infraestructuras y en formación centraron las inquietudes que mostraron públicamente los patronos al presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, en un coloquio celebrado el viernes. Sin embargo, flotaba en el ambiente cierta excitación por saber la última hora y las consecuencias de lo que, minutos antes, Maragall calificó ante el mismo auditorio de "incidente específico". Pero nadie rompió el hielo.

Ayer, sin Maragall, los patronos se mostraron más sueltos; eso sí, bajo el anonimato. "Vamos de sorpresa en sorpresa, de disgusto en disgusto, de crisis en crisis", se exclamaba un industrial textil, quien añadió: "Cuando no es ERC, son las discrepancias con Zapatero, salidas de tono de algún consejero o lo de esta semana".

"Este Gobierno preocupa, los despropósitos se van acumulando y, si algo no cambia, el señor Maragall no tendrá más remedio que convocar elecciones anticipadas", explica inquieto un empresario farmacéutico. Un directivo del sector financiero lo ratifica con mucho más ímpetu: "La situación de tensión es insostenible, y muchos creemos que una vez elaboradas las propuestas del Estatuto y de financiación, vamos a unas elecciones anticipadas". La apreciación no es compartida por otros colegas, que aseguran que el tripartito aguantará. "Más cosas que les han pasado ya...", recuerda un empresario de la automoción. "Los políticos van a lo suyo y, al final, nos las tenemos que arreglar solos", se lamenta un industrial agroalimentario.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0026, 26 de febrero de 2005.

Lo más visto en...

Top 50