Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fallece Marc Palmés, defensor del libertario Puig Antich

El letrado murió a los 61 años en Girona

Un paro cardiorrespiratorio acabó ayer en el hospital Josep Trueta de Girona con la vida de Marc Palmés Giró, de 61 años, abogado penalista que defendió en consejo de guerra al libertario Salvador Puig Antich. Los funerales de Palmés, reconocido como uno de los letrados más comprometidos con las libertades durante la dictadura, tendrán lugar hoy a las 16.45 horas en el tanatorio de Les Corts, en Barcelona.

Junto con la también letrada Magda Oranich, con la que estuvo casado y tuvo dos hijos, defendió a Puig Antich, que fue condenado a muerte por Franco y ejecutado con garrote vil el 2 de agosto de 1974. Otro de sus casos célebres -siempre en consejos de guerra- fue la defensa de Juan Paredes Manot, Txiki, fusilado junto con otro miembro de ETA y otros tres integrantes del FRAP -los últimos cinco condenados a muerte del régimen- el 27 de septiembre de 1975.

Integrante de la Assemblea de Catalunya, fue detenido con motivo de la caída de los 113 de Santa Maria Mitjancera. Desde 1979 impulsó Nacionalistes d'Esquerra -con Josep Lluís Carod Rovira-, formación que se extinguió en 1984 pero dejó un legado básicamente en Esquerra Republicana, partido en el que militaba Palmés desde 1997.

Su compañera, Esther Capella, subrayó ayer su talante de jurista "comprometido con el país, defensor de los derechos humanos y del derecho de defensa hasta sus últimas consecuencias", informa Efe.

En calidad de observador, Palmés participó, tras la transición, en la delegación de juristas que en 1988 comprobó sobre el terreno las garantías en los procesos seguidos en tribunales militares contra los palestinos detenidos en territorios árabes ocupados. En diciembre de 2000, fue uno de los firmantes del manifiesto por el diálogo, la paz y la libertad al que se adhirieron cientos de intelectuales y artistas de la sociedad catalana tras el asesinato por parte de ETA del militante socialista Ernest Lluch.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de febrero de 2005