Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Primera ciudad deportiva

Las penurias que sufren diariamente los jugadores del Cádiz no trascienden a la opinión pública. Las desconoce el aficionado que exige cada domingo al equipo cadista que siga liderando la clasificación de la segunda división. "Los chavales se duchan con agua fría tras cada entrenamiento, cambiamos todos los días de campo de juego y no tienen vestuario o instalaciones dignas para profesionales de su talla", se quejaba amargamente hace unos días el entrenador Víctor Espárrago.

Estas carencias se solventarán gracias a una de las inversiones más esperadas por el club cadista: la primera ciudad deportiva Bahía de Cádiz que construirá la Diputación en Puerto Real. El presidente de la Diputación, Francisco González Cabaña, colocó el mes de noviembre del año pasado la primera piedra de estas instalaciones en un acto que se convirtió en una exaltación de la necesidad de un conjunto que está debiendo cambiar a marchas forzadas toda su estructura organizativa, administrativa y de infraestructuras ante la posibilidad de que juegue la próxima temporada en la denominada Liga de las Estrellas.

La obra, que concluirá completamente en 2008, cuenta con un presupuesto de 4,2 millones de euros. La ciudad deportiva, que se ubicará sobre los terrenos de El Rosal, propiedad del Cádiz, contará con cuatro campos de fútbol, vestuarios, gimnasio, y un aparcamiento con capacidad para 440 vehículos.

El Cádiz C.F. ha firmado un convenio para utilizar estas instalaciones durante 25 años, aunque este nuevo equipamiento está orientado también a todos los clubes de la Bahía gaditana y a los equipos aficionados y de categorías inferiores que lo soliciten. "Hemos dado un gran paso para que el fútbol gaditano profesional y aficionado cuente por primera vez con unas instalaciones modernas y decentes para la práctica del deporte rey", subrayó entonces González Cabaña.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de febrero de 2005