Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:LA CRISIS DEL CARMEL

Sin acuse de recibo

Los vecinos desalojados empiezan a recibir la correspondencia en hoteles y otros domicilios temporales

La oficina de correos del Carmel tenía ayer en sus estanterías 14 cajas repletas de cartas que aún no habían sido entregadas. ¿El motivo? La ausencia del destinatario en su domicilio a causa de los desalojos del barrio.

Algunos de los afectados se acercaron durante la semana a buscar su correo a la oficina del número 53 de la calle Tolrà. Según llegaron a la oficina, los funcionarios de Correos les entregaron un formulario para que en las próximas semanas puedan recibir su correspondencia en otro domicilio o en los hoteles.

Responsables de correos ya contactaron con los representantes de las asociaciones de vecinos y comerciantes del barrio cuando desde la Generalitat se reconoció que la crisis del Carmel se alargaría entre tres semanas y cuatro meses más. En la oficina de correos ya empezaban a acumularse las cartas, algunas de ellas urgentes, pero no había forma de localizar a sus destinatarios, dispersados por varios hoteles o en casas de familiares.

Al principio, desde Correos se pensó en repartir la cartas en las asambleas de vecinos, pero pronto se pensó que el sistema no era demasiado práctico. Propuso entonces al Ayuntamiento de Barcelona un servio gratuito de reenvío. Para ello, el consistorio debía informar a los vecinos afectados que fueran a recoger su correspondencia a la sucursal y allí llenar un formulario sencillo para pedir un cambio temporal de domicilio. Sólo se requiere una solicitud por familia. Los vecinos que quieran informarse sobre el sistema de reenvío pueden llamar al teléfono 902 197 197.

Algunos vecinos, sin embargo, se apuntaron al servicio de forma espontánea. Es el caso de Juan y Rosa, un matrimonio que fue desalojado de su domicilio de Conca de Tremp número 7 y que ahora vive en el hotel Suite. Esta semana fueron a por su correspondencia y pidieron este servicio tras ser informados de la posibilidad de suscribirse de forma gratuita. "Preferimos recibirlo todo en el hotel, porque el lunes empiezo a trabajar y no podré venir aquí cada día", aseguró Juan.

Con este sistema, sostienen fuentes de Correos, se garantizan la confidencialidad de los datos de los destinatarios y la continuidad del servicio.

Un empleado de la oficina de Correos de la calle Tolrà explicó ayer que cada una de las solicitudes se pasa de inmediato a una base de datos donde constan los nuevos domicilios provisionales. "Durante toda esta semana hemos estado recopilando los datos y hoy [ayer para el lector], cuando ha llegado correspondencia nueva, hemos empezado a repartir cartas por los hoteles, lugares de trabajo o viviendas familiares", explicó el trabajador.

La compañía postal Unipost también ha lanzado un servicio gratuito de distribución de correspondencia para los afectados para los clientes que fueron desalojados de sus domicilios. A partir del lunes, la empresa, que también tiene un teléfono de información (902 102 040), instalará un punto de atención al cliente en la confluencia de la calle Llobregós con la rambla del Carmel para que los afectados puedan recoger su correo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de febrero de 2005