Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
AJEDREZ

El último recurso

Estudio de Kasparián. Shajmati URSS, 1937

El peón de h6 parece inalcanzable. De hecho, lo es, aunque el lector con buena memoria pueda pensar que éste es un ejemplo de las curiosidades geométricas del tablero de ajedrez que hemos visto en otros estudios similares. En ellos, el rey blanco va hacia el flanco de dama para amenazar algo y simultáneamente se acerca en zigzag al peón pasado negro. Pero aquí no hay manera de crear con rapidez suficiente un peón pasado blanco que sirva de amenaza, salvo que las negras ayuden. ¿Entonces? Veamos la misteriosa solución: 1 Rd7!, h5 2 Rc7!, h4 (está claro que el rey blanco quiere ir a b6, aunque todavía no sepamos para qué; sin embargo, evitarlo sería horrible para las negras: 2... Ra7 3 b6+, Ra6 -o bien 3... Ra8 4 a4, h4 5 a5, h3 6 a6, b - a6 7 b7+, Ra7 8 b8D mate- 4 b5+, Ra5 5 R - b7, h4 6 Ra7, h3 7 b7, h2 8 b8=D, h1=D 9 b6, y las blancas ganan fácilmente) 3 Rb6, h3 4 Ra5!! (¿adónde va este buen hombre?) 4... h2 5 b6!, h1=D 6 b5! (¡por fin captamos la brillante y muy oculta idea! Haga lo que haga la dama negra, los dos siguientes movimientos del blanco consistirán en avanzar dos pasos los dos peones que todavía son móviles. De esa forma se completará un precioso envoltorio que aprisionará al monarca blanco, forzando el empate por ahogado) 6... Db1 7 a4, De1+ (si 7... D - b2, tablas por ahogado) 8 b4, tablas. Se ha omitido una variante para mantener el suspense: 4... b6+ por 5 Ra4!!, h2 6 a3, h1=D 7 b3, tablas. Ciertamente, es casi imposible que esta posición se dé en una partida real, pero sí es conveniente recordar que el método de autoahogo puede servir para salvar medio punto en cierto tipo de posiciones.

Correspondencia: ajedrez@elpais.es

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 26 de diciembre de 2004