Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una huelga en Telemadrid obliga a suprimir los programas en directo

La jornada de paro protagonizada ayer por los trabajadores de Telemadrid obligó a la cadena autonómica que dirige Manuel Soriano a suprimir los principales programas que se emiten en directo, entre ellos el debate Alto y claro, conducido por Curri Valenzuela; el magacín vespertino Gran Vía de Madrid, moderado por Marta Robles; Madrid directo, presentado por Inmaculada Galván y El Debate de Telemadrid de Isabel Sansebastián.

La tarde fue cubierta por cine hasta la emisión del concurso Metro a metro, grabado previamente. Los servicios mínimos permitieron recuperar a las 20.30 Telenoticias.

Esta nueva jornada de paro se enmarca dentro de las movilizaciones planteadas por el comité de empresa de Telemadrid en favor del desbloqueo del convenio colectivo. Los trabajadores exigen también "el cese de la manipulación informativa" y protestan por "el despilfarro del dinero público en la contratación de productoras amigas y colaboradores estrella".

Para hacer frente a los gastos generados por los nuevos programas, el equipo directivo del ente público ha solicitado a la Comunidad de Madrid una aportación extra de 10,2 millones de euros para terminar el año, que se añaden a los 63,2 millones de subvención presupuestados para 2004. Como consecuencia de la caída de la audiencia, Telemadrid asiste a una reducción del 6% de los ingresos publicitarios previstos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de noviembre de 2004