Cuestión de gustos

"Sobre gustos no hay nada escrito", respondió ayer, con rostro serio, Teófila Martínez a la pregunta sobre la decisión de su partido de elegir el color naranja para el fondo de las siglas del PP. Según el PP se trata de un color "energético, vital y vitamínico" con el que se quiere trasladar un mensaje de futuro.

Esta definición contrasta con la que ofreció el PP andaluz en la campaña de las pasadas elecciones autonómicas cuando conoció que el fondo que tendría Teófila Martínez en el único debate televisado, en Canal Sur, sería naranja. "Todos los especialistas y asesores de imagen afirman que el color anaranjado transmite agresividad, desconfianza y escasa credibilidad", adujo José Luis Sanz, coordinador de campaña de Martínez, como principal razón para presentar un recurso a la Junta Electoral en el que pedía la suspensión del debate televisivo. Sanz afirmó que el color azul que tenía el por candidato socialista, Manuel Chaves, transmitía "confianza y credibilidad". La Junta Electoral falló en contra del PP y el debate de televisión se celebró.

Al día siguiente, con motivo de la onomástica de Teófila Martínez, los periodistas, en campaña, le regalaron un chaleco de tráfico naranja. Días más tarde, le cantaron unas coplas de carnaval que decían: "¡Ojú, fondo anaranjado!, ¡ojú, ya la hemos liado!...".

Martínez asumió ayer el cambio. "Debe ser un color que favorezca al PP porque según la encuesta con los periodistas yo gané ese debate", dijo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0024, 24 de septiembre de 2004.