Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LO MÁS ÚTIL | EL VIAJERO HABITUAL

Consejos para unas vacaciones sin problemas

Si no quiere que su pareja le abandone, compruebe antes de salir para el aeropuerto que su pasaporte no ha caducado. Aquí tiene algunas recomendaciones para ver mundo sin sobresaltos.

Antes de salir

Piense que no necesita recorrer cinco países en dos semanas. Reducir el área que se visita permite un conocimiento más amplio y un viaje menos estresado. Deje un juego de llaves y un teléfono de contacto a algún familiar, amigo o vecino de confianza, y pídale que recoja el correo, riegue las plantas y cuide las mascotas. No olvide cortar el agua y el gas y tirar los alimentos perecederos.

Si viaja en su coche, revise la presión de las ruedas y los niveles de agua y aceite, y compruebe que toda la documentación del coche, el carné de conducir y el seguro estén en orden, así como los accesorios reglamentarios, como el chaleco reflectante y los sistemas de sujeción infantil. Además conviene preparar el itinerario, prever las paradas para descansar y conocer las previsiones meteorológicas. En la Dirección General de Tráfico (www.dgt.es) proporcionan datos sobre autopistas, peajes y estado del tráfico en tiempo real, algo que también hace el servicio Tele-Ruta del Ministerio de Fomento: www.mfom.es/carreteras/teleruta/teleruta.html.

Documentación

Los pasaportes y el DNI tienen la mala costumbre de caducar. Compruebe que no es su caso y guarde en algún rincón de la maleta fotocopias del pasaporte, visado, billete de avión y seguro de viaje. Agilizan los trámites en caso de pérdida de los originales. Los viajeros avezados recomiendan escanearlos y mandarlos a una dirección de correo electrónico -como Hotmail o Yahoo- para recuperarlos desde cualquier cibercafé.

Viajes saludables

Las afecciones provocadas por el exceso de sol y el calor, seguidas por las infecciones gastrointestinales, son las principales causas de los problemas de salud durante las vacaciones, según un estudio reciente de la empresa de seguros de viaje Europea. El sentido común y la higiene son la mejor estrategia para mantenerse sano en los viajes: evitar comidas que no ofrecen suficiente confianza, lavarse las manos a menudo, beber agua embotellada o tratada, y huir de los alimentos crudos o sin pelar. En su campaña Este verano, quiérete mucho, Cruz Roja (902 22 22 92; www.cruzroja.com) recomienda no exponerse en las horas del mediodía, emplear una crema protectora frente a los rayos UVA y UVB (de factor 30 o superior en pieles blancas o muy sensibles), cubrirse la cabeza con un gorro, y los ojos, con unas buenas gafas de sol, y beber abundante agua o refrescos para prevenir la deshidratación. Los viajeros con destino a países tropicales han de acudir antes a un centro especializado en sanidad internacional (se pueden consultar en la página del Ministerio de Sanidad y Consumo: www.msc.es/salud/exterior, y en el teléfono 915 96 10 90), donde se proporciona información individualizada y se prescriben las vacunas y medicamentos para prevenir enfermedades como el paludismo o el dengue. Otro aspecto importante de los preparativos es el seguro. En viajes por España basta con la tarjeta de la Seguridad Social; cuando el destino es un país de la Unión Europea, la asistencia médica está resuelta con la nueva tarjeta sanitaria para turistas, que se puede solicitar en las oficinas de la Seguridad Social. Para lugares donde no existe acuerdo sanitario deberá contratar un seguro que cubra cualquier accidente o eventualidad médica.

Tarjetas de crédito

La compañía Visa (www.visa.es) ha elaborado un decálogo de seguridad en los viajes para el dinero y las tarjetas de crédito: comprobar la fecha de caducidad y los fondos de la cuenta; guardar aparte una fotocopia de la tarjeta y el número de emergencia; no llevar juntos el dinero en efectivo y las tarjetas; llevar el bolso o el monedero pegados al cuerpo en los lugares concurridos; utilizar las cajas de seguridad de los hoteles; comprobar el importe total en los justificantes de compra; guardar una copia de los recibos de compra y cotejarlos con los extractos bancarios; memorizar el número de identificación personal y asegurarse de que nadie está observando mientras se retira el dinero, y llamar lo antes posible a la entidad emisora de la tarjeta en caso de robo o pérdida de la misma.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 31 de julio de 2004