Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condenado a siete años de cárcel un hombre que se fugó con su sobrina de 12 años, con la que tuvo un hijo

El Tribunal Supremo ha condenado a siete años de prisión por un delito de abusos sexuales a C. A. L. A., de 33 años, por mantener relaciones íntimas en tres ocasiones con su sobrina cuando ésta tenía 12 años. La víctima llegó a abandonar el hogar familiar, situado en Collado Villalba, para instalarse por unos días en el del condenado. Ambos tuvieron un hijo, que la adolescente entregó en adopción.

La sentencia relata que el condenado, nacido en Ecuador el 27 de mayo de 1971, sin antecedentes penales y desempleado, se trasladó a vivir a principios de 1997 al domicilio de sus cuñados, padres de la víctima. Posteriormente, "en el mes de junio, se incorporó al domicilio familiar la hija del matrimonio, nacida el 8 de julio de 1985, que hasta entonces vivía en Ecuador", continúa la sentencia.

"Aprovechándose el acusado de la corta edad de la víctima y de la ascendencia que el ser su tío le otorgaba sobre ésta, consiguió que ella accediera a mantener relaciones sexuales en tres ocasiones entre noviembre de 1997 y verano de 1998", considera probado el fallo.

Los jueces afirman que "la víctima quedó embarazada, dando a luz un varón el día 26 de marzo de 1999, que entregó en adopción". Poco antes de dar a luz, "el 12 de marzo, la menor abandonó el domicilio familiar y se fue con el acusado", instalándose ambos en un piso de Madrid hasta que, "unos días después, la menor fue encontrada por sus padres", concluye el Supremo.

La Audiencia de Madrid, que juzgó el caso en 2002, condenó a C. A. L. A. "como responsable de tres delitos de abuso sexual" a la pena de un año por cada uno de los tres delitos y "al abono en concepto de indemnización a la víctima de la suma de 8.950 euros". Esta sentencia, en cambio, absolvió al acusado del delito "contra los derechos y deberes familiares".

El fallo del Supremo, tras recurso del padre de la niña, ha admitido ahora este delito porque "la víctima era especialmente vulnerable por razón de edad y por la situación en la que se encontraba, con sus padres ausentes del hogar por tener que trabajar".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de julio de 2004