Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE estudia aumentar las becas para facilitar la movilidad

Los ministros de Educación de la UE han debatido cómo aumentar la movilidad de los estudiantes europeos mediante la mejora de las becas y la forma de dar mayor transparencia a las ofertas de cursos universitarios.

Los titulares de Educación de los Veinticinco abordaron,en una reunión informal, la posibilidad de establecer una clasificación de las universidades europeas en función de sus programas, para facilitar el acceso a la información de los estudiantes interesados. Sin embargo, todavía queda mucho camino que recorrer hasta llegar a un acuerdo.

Sobre el programa Erasmus de intercambios universitarios en la UE, los titulares europeos de Educación analizaron la posibilidad de mejorar su calidad mediante el aumento de la dotación de las becas o de preparación lingüística. En la actualidad, los sistemas de distribución de becas son distintos en cada país, y en el caso de España se opta por conceder el mayor número de becas posible con una dotación limitada, frente al ejemplo de Alemania, que asigna un número inferior, pero mejor remuneradas.

Uno de los temas que se plantean en este ámbito es la eventual homogeneización de la calidad de las becas, dado que hoy por hoy, por ejemplo, la situación de un estudiante esloveno que recibe una ayuda de este tipo para estudiar en Suecia no es comparable a la de un sueco que se desplaza a Eslovenia.

Aumento del presupuesto

De esta forma, la Comisión Europea ha propuesto aumentar los presupuestos destinados a este programa, que en 2002 rozaba los 190 millones de euros por curso. El incremento llevará aparejado el aumento de las contribuciones de los países al programa, puesto que las universidades europeas gestionan las becas Erasmus y la movilidad de los profesores siguiendo políticas nacionales.

Además de un aumento de la dotación económica, la mejora de la calidad de las becas implicaría una adecuada preparación lingüística para el aprovechamiento óptimo de las estancias, que permita superar las lagunas en este ámbito. Asimismo, podría traducirse en el reconocimiento de los estudios entre países y la mejora de los sistemas de acogida para la recepción de los alumnos y profesores.

De esta manera, los estudiantes de los países recién incorporados a la UE contarían con los recursos suficientes, puesto que sus becas nacionales no siempre garantizan la cobertura de los gastos de estancia.

Durante la presidencia holandesa se va a comenzar a negociar la nueva generación de programas educativos Comenius, Erasmus Mundus y Leonardo. El objetivo del Ejecutivo comunitario es aumentar en 2010 hasta 3 millones el número de universitarios que se puedan beneficiar desde su segundo curso de carrera de las becas Erasmus.

De las 3.000 becas que se concedieron en 1987 a estudiantes de 11 países se pasó en 2002 a 120.000 universitarios de 30 Estados europeos. Actualmente sólo se benefician 30 países europeos -los 25 de la UE, los candidatos a la adhesión, Rumanía y Bulgaria, y los del Espacio Económico Europeo (Noruega, Islandia y Liechtenstein)-, pero la intención es abrirlo desde septiembre a todas las naciones del mundo interesadas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 12 de julio de 2004