Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA LIDIA | FERIA DE SAN ISIDRO

El mexicano Zotoluco llega para el tramo torista de la feria

Eulalio López, El Zotoluco, irrumpe en San Isidro en el comienzo del final de feria torista. Es su primer compromiso, ante los toros de Conde de la Corte y María Olea.

El Zotoluco declara: "Estoy contento de estar en España. Y de participar en la plaza más importante del mundo. Llevo por aquí varios días, toreando en el campo vacas y algún toro a puerta cerrada. Me hubiera gustado torear alguna corrida de toros por acá, antes de hacerlo en Las Ventas. Pero me estoy preparando a fondo". "Entre el toro mexicano y el español hay mucha diferencia. El mexicano tiene una embestida más templada. El español es más violento y aprende antes, y además es de mayor trapío, en especial el que echan en Madrid".

El Zotoluco hace dos temporadas hizo una campaña completa en España, a base de lidiar las corridas de Miura. "Aquello lo considero heroico. He sido el único torero mexicano que ha realizado algo parecido. Es de un gran mérito ya sólo el hecho de haber matado esas corridas. Esa temporada mis actuaciones fueron 17, y todas en plazas de primera. Los éxitos de Pamplona y Sevilla son de los que me siento más orgulloso". "La fiesta en mi país está en un momento de transición. Hay varios toreros jóvenes con proyección, que con el suficiente rodaje darán ocasión para que surjan dos o tres nombres importantes".

El torero mexicano entiende que el toreo es dominio. "Es la ley fundamental. Luego como ser humano hay que sujetar el miedo, poder con la responsabilidad y mentalizarse". "Con el tiempo he ido afinando mi concepto, la manera de interpretar. Aunque mi actitud sea la entrega y el valor consciente. Obviamente nunca se alcanza la faena soñada y perfecta. De series esenciales de cuatro muletazos muy templados, al gusto mexicano, poniendo en ese hacer sentimiento, verdad y hondura".

La corrida de hoy: toros de Conde de la Corte y María Olea para El Zotoluco, Sánchez Vara y Sergio Martínez. A las siete de la tarde.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 30 de mayo de 2004