Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iñaki Sáez: "El balón, horroroso"

No le acabó de complacer el partido al seleccionador Iñaki Sáez. Observó varios defectos en su combinado aunque valoró positivamente algunas de las probaturas que efectuó. Por ejemplo, la pareja que formó en el centro del campo con Xabi Alonso y Baraja a pesar de los apuros iniciales, o las evoluciones de Luque por la banda izquierda durante la segunda parte.

El seleccionador, que había puesto de manifesto que una de las posiciones en las que observa problemas es en la de delantero centro, indicó que ayer no fue el caso porque donde falló el equipo fue en el centro del campo. "No sé por qué pero hemos fallado mucho más de lo normal en los pases, ya sea por el campo o por el nuevo balón -se estrenaba el nuevo esférico sin costuras que se utilizará en la Eurocopa-, que es horroroso según dicen todos los jugadores. Se les escapaba más de la cuenta y hacía muchos extraños. Son balones a los que hay que acostumbrarse. Da la sensación de que es más ligero y de que hay que controlarlo más". Sáez informó de que le brindará a Morientes, el delantero centro del Mónaco, una oportunidad para que se gane un puesto para acudir a la Eurocopa.

Lo mejor para el seleccionador, fue la forma en que reaccionó su equipo. "Cuando he visto que el rival empezaba tan fuerte y nos hacía tanto daño, he pensado que no podían continuar al mismo ritmo". El seleccionador admitió que repartió los minutos de manera matemática y que los cuatro jugadores que disputaron los 90 minutos pertenecían a equipos diferentes: Valerón (Deportivo), Puyol (Barcelona), Helguera (Real Madrid) y Marchena (Valencia). "Todo está medido matemáticamente. A ser posible hay que equilibrar la balanza. Los clubes tienen sus momentos importantes y si en un amistoso se puede condescender en varios aspectos, se hace, pero siempre que beneficie la preparación del equipo".

El partido, según la Federación Española fue seguido en Montjuïc por unos 23.000 espectadores. Sin embargo, quienes acuden habitualmente al estadio, calculaban que en las gradas se dieron cita unos 18.000 espectadores. De ellos, unos 8.000 eran peruanos.

Aunque en inferioridad, a los peruanos se les escuchó más que a los españoles.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de febrero de 2004