Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El último invento ciclista

El UCI ProTour, reservado a 20 equipos y con su propia productora televisiva, cambiará desde 2005 el panorama del deporte de las dos ruedas

Juan Carlos Domínguez, bravo ciclista vallisoletano del Saunier Duval-Prodir, ganó ayer la etapa reina de la Vuelta a Andalucía ante cuatro gatos en el Alto de la Virgen de la Sierra, junto a Cabra (Córdoba). Nadie lo pudo ver por televisión en directo y sólo los aficionados muy noctámbulos aguantaron hasta las 2.30 de la madrugada de hoy para ver un resumen de 10 minutos en Canal Sur. Esta situación del deporte más teledependiente no es tanto una excepción insólita como un indicio del futuro. Más aún: no sólo corre peligro la transmisión televisiva en directo, sino también la supervivencia de las carreras menores. En el futuro, de aquí a un año, amanecerá el UCI ProTour y nada será como antes.

El ProTour es el último invento ciclista, media docena de folios pergeñados a seis manos por Hein Verbruggen, presidente de la UCI; Jean Marie Leblanc, director del Tour, y Manolo Saiz, presidente de la asociación de equipos, y enviados por correo electrónico a todas las fuerzas ciclistas con la descripción pormenorizada de las nuevas reglas de juego: 20 equipos -seleccionados tanto por su fiabilidad económica como por su valor deportivo y por un máximo de cuatro años- tendrán el derecho y el deber de participar en las mejores carreras, que son el Tour, el Giro, la Vuelta, las grandes clásicas y las mejores rondas de una semana. Los mejores corredores, incluido Armstrong, por ejemplo, tendrán la obligación de correr 60 días en las pruebas del circuito. No habrá ascensos ni descensos, lo que puede ir en contra de las leyes europeas sobre la competencia.

"Es un asunto de supervivencia", explica Saiz, que también es el director del Liberty; "el ciclismo debe modernizarse, buscar nuevos ingresos. El ProTour se financiará con los derechos de inscripción de las carreras y con los derechos televisivos". La aspiración pasa por que el Tour, la prueba más atractiva, comande el pool, haga de locomotora, para poder vender el paquete completo a algún canal televisivo. De algunas carreras, en vez del directo, sólo se emitiría un resumen de un cuarto de hora y el propio ProTour crearía una unidad de producción televisiva para ofrecer un producto acabado. "Y esto es así. Y, si la Vuelta, por ejemplo, no quiere entrar en el juego, que intente quedarse fuera", explica uno de los promotores. Sólo cuatro carreras españolas -Vuelta, Volta, País Vasco y San Sebastián- tienen por ahora asegurada su inclusión.

La Vuelta, en principio crítica con el proyecto, no se quedará fuera, pero no por ello deja de objetar. "Entre los 20 equipos sólo habrá, con suerte, tres españoles", alega uno de sus directivos, "y nosotros podremos admitir a 22, con lo que sólo invitaríamos a dos. Tres más dos es cinco. En España hay ocho equipos. ¿Qué harán los otros tres? Los enviarán a Siberia".

"Los otros equipos se convertirán en equipos de formación, en trampolín, y correrán las otras carreras", aduce Saiz; "además, tenemos que quitarnos de la cabeza los nacionalismos. El ciclismo tiene que ser global y hay carreras en el extranjero, casi desconocidas, que están mejor que la Vuelta a Burgos o la Vuelta a Murcia".

La Vuelta a Burgos, que aspira a lograr la quinta plaza española, se corre en agosto sin oposición en el calendario y aún tiene para pagar 300.000 euros a TVE -que será más estricta al administrar los minutos de anuncios y las sobreimpresiones publicitarias- para que se transmita en directo. La Vuelta a Andalucía, que gusta a los equipos del norte por el buen tiempo en febrero, no tenía los 300.000 euros y se quedó sin televisión. Y la Vuelta a Murcia -del 3 al 7 de marzo- ha pactado con Unipublic, el organizador de la Vuelta a España. La organización murciana se gastará los 330.00 euros que logra de sus patrocinadores en buenos hoteles para sus ciclistas -es uno de los aspectos que la hacen tan atractiva: Armstrong correrá este año y Pantani siempre lo hacía- y Unipublic, que tiene un acuerdo de bloque con TVE, organizará salidas y llegadas a cambio de la gestión comercial y televisiva. Pero sólo este año. En 2005, con el ProTour, los 20 mejores equipos tendrán que correr París-Niza y Tirreno-Adriático, coincidentes en fechas con Murcia. Entonces, ¿quién correrá en Murcia?, ¿quién televisará Murcia?, ¿existirá Murcia?

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 18 de febrero de 2004