Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Robert A. Bruce, cardiólogo

El doctor Robert A. Bruce, que hizo avanzar la diagnosis de las enfermedades de corazón al inventar la prueba de cinta continua, utilizada ahora casi universalmente, murió el 12 de febrero en Seattle a consecuencia de una leucemia. Tenía 87 años.

A Bruce, catedrático honorario de Medicina de la Universidad de Washington, se le ha llamado "padre de la cardiología del esfuerzo" por haber desarrollado la prueba, que se enseña en las facultades de Medicina como el Protocolo Bruce. La prueba consiste en poner al paciente sobre una cinta continua que al principio se mueve despacio y sujetarle al pecho electrodos de un electrocardiógrafo para observar las señales del corazón. Después, a intervalos de tres minutos, se incrementan tanto la pendiente como la velocidad de la cinta continua; únicamente los deportistas de élite pueden aguantar hasta la séptima y última etapa, dijo el doctor Richard I. Page, que ostenta la cátedra de medicina Robert A. Bruce de la Universidad de Washington.

Al incrementarse la pendiente y velocidad de la cinta continua, las líneas de electrocardiograma dibujan un retrato del corazón sometido a esfuerzo, revelando a veces problemas que en reposo están ocultos. Page dijo que en muchos casos el procedimiento permite a los médicos descartar enfermedades del corazón, haciendo innecesarios algunos procedimientos más precisos pero invasivos, como el cateterismo.

Antes de que el Protocolo Bruce hubiera sido adoptado mayoritariamente, los cardiólogos utilizaban herramientas de diagnóstico menos fiables. Generalmente dependían de un electrocardiograma que se hacía mientras el paciente estaba tendido, con el corazón en reposo. Otros utilizaban una prueba primitiva de esfuerzo llamada la prueba del peldaño de Master, que fue elaborada en 1935 por un cardiólogo llamado Arthur M. Master. En esta prueba se hacía un electrocardiograma al paciente en reposo y después se le hacía subir y bajar de una pequeña plataforma durante 90 segundos, haciendo después otro electrocardiograma. Sin embargo, había mucha gente a la que le resultaba muy difícil finalizar la prueba.

Bruce introdujo mejoras en los electrocardiogramas y en las cintas continuas para perfeccionar su nuevo procedimiento. Sus primeros estudios, publicados en 1949, analizaban cambios minuto a minuto en las funciones circulatorias y respiratorias de adultos normales que realizaban una prueba de cinta continua de una sola etapa. Después publicó en 1963 una ponencia en la que describía una prueba de esfuerzo con varias etapas. Poco después de que se hubiera publicado dicha ponencia el procedimiento empezó a ser conocido como Protocolo Bruce.

En la ponencia de 1963, Bruce escribió que la prueba podía detectar signos inconfundibles de enfermedades como la angina de pecho, el desarrollo de dolor en el pecho o el malestar debido a problemas coronarios; un ataque anterior de corazón o aneurisma ventricular, una protuberancia en un ventrículo del corazón.

"Nunca comprarían un coche de segunda mano sin ir a dar una vuelta con él para ver cómo se comporta el motor en marcha, "pues también resulta cierto para la evaluación de la función cardiaca", comentaba en Pathbreakers, un libro publicado por la Universidad de Washington en 1996.

Hoy día el Protocolo Bruce se complementa con tecnología más actual. El análisis de los ultrasonidos contribuye a hacer diagnósticos más precisos que si se utiliza sólo la prueba de la cinta continua. Además, muchas pruebas de esfuerzo actuales incluyen una prueba de talio, en la que se inyecta por vía intravenosa este material radiactivo y luego se obtienen imágenes del corazón en reposo antes de que el paciente haga ejercicio en la cinta, tomándose luego una segunda serie.

Robert Arthur Bruce nació en Boston el 20 de noviembre de 1916 y se crió en el barrio de Sommerville. Se graduó en la Universidad de Boston y recibió el título de Medicina en 1943 en la Universidad de Rochester. Completó su internado en Rochester, principalmente en el Strong Memorial Hospital, donde fue jefe de residentes entre 1945 y 1946.

En 1950 era primer director de la división de Cardiología de la Universidad de Washington. Siguió al frente de la división durante más de tres décadas y fue miembro fundador y presidente de la Asociación de Cardiólogos de la Universidad.

Bruce era un paladín de la importancia del ejercicio en la salud del corazón. En 1981, en un editorial que acompañaba un artículo en el que se informaba que los monos que hacían ejercicio tenían corazones más sanos que los que no lo hacían, escribió en The New England Journal of Medicine que una dieta sana no era suficiente para prevenir las enfermedades del corazón.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de febrero de 2004