Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tamara Rojo cautiva al público de Oviedo

Diez minutos de ovación y bravos tributó el público ovetense a la bailarina española Tamara Rojo, primera figura del Royal Ballet de Londres, y a las otras cinco estrellas que la acompañaron en el Teatro Campoamor, al término de su espectáculo Una noche con Tamara Rojo, que inauguró anteanoche el Festival de Danza de Oviedo.Con el coliseo casi a rebosar, Tamara Rojo cautivó al público y a la crítica con la única gala que tiene previsto ofrecer este año en España.

La gala lírica, con el protagonismo desbordante de la joven primera bailarina del Royal Ballet de Londres, congregó a un elenco de otros cinco excepcionales intérpretes: su compañero del ballet londinense Jonathan Cope; el primer bailarín del American Ballet Theatre, el cubano José Manuel Carreño; las primeras figuras del Royal Ballet de Dinamarca, Gudrun Bojesen y Mads Blangstrup, y Lola Greco, del Ballet Nacional de España.

Rojo fascinó con su virtuosismo en 'La escena del balcón', de Romeo y Julieta, y en Manon, ambas creaciones de Kenneth MacMillan; en El corsario y Don Quijote, de Marius Petipa, que interpretó, en los dos primeros casos, con Cope, y en las otras dos coreografías, con Carreño. Gudrun Bojesen y Mads Blangstrup aportaron el estilo más jovial y luminoso con las creaciones de August Bournonville Festival de las flores en Genzano y La sílfide, y Lola Greco puso la nota más española con sus esmerados solos de Goyescas, con música de Granados, según la coreografía de Lola de Ronda, y Córdoba, creación propia, con partitura de Albéniz.

La expectación suscitada se vio colmada, confirmando la solidez de una artista que, antes del espectáculo, había declarado: "Como bailarina, estoy en mi época más completa. Todavía soy joven y puedo hacer todos los roles clásicos y técnicos, y, al mismo tiempo, me encuentro en un momento de madurez personal que me permite hacer los roles más dramáticos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 15 de febrero de 2004