Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenidos dos hombres acusados de matar a un constructor y a su hija

La Guardia Civil cree que el móvil del doble crimen fue una deuda de unos 6.000 euros

La Guardia Civil detuvo el jueves por la noche a dos españoles, uno de unos 50 años y otro de 30, por su supuesta implicación en el asesinato a tiros del empresario Ramón Luque, de 59 años, y de su hija Eva, de 27, perpetrado en el chalé de Collado Mediano en el que vivían ambos, el pasado 29 de diciembre. Los investigadores están convencidos de que el móvil del crimen fue una deuda superior a los 6.000 euros que el fallecido, constructor de profesión, no llegó a saldar. Los agentes han efectuado al menos tres registros en sendas localidades de la Comunidad.

Al menos uno de los detenidos -cuyas identidades no han sido facilitadas por el instituto armado al estar el caso sometido al secreto del sumario- había mantenido una relación contractual con el empresario asesinado. Las investigaciones se encaminaron prácticamente desde el principio al entorno del asesinado, ya que la simple observación de la escena del crimen dejaba claro que Ramón Luque abrió la puerta a sus agresores porque los conocía, siempre según fuentes cercanas a la investigación.

Ninguna de las puertas o ventanas del chalé -ubicado en el número 6 de la calle de la Senda- estaban forzadas y el propio empresario fue encontrado muerto sentado en un sofá. Su hija fue asesinada por la espalda cuando intentaba ganar la escalera de la casa tras presenciar cómo su padre era abatido por varios disparos efectuados de frente y a corta distancia con una pistola del calibre nueve milímetros corto. La joven, tras recibir dos disparos, fue rematada una vez en el suelo de un tiro en la nuca. En la vivienda no faltaba ningún objeto de valor.

Las pesquisas se encaminaron inmediatamente a los negocios del constructor, una vez que los agentes conocieron a través de los interrogatorios preliminares que tenía varias deudas impagadas. Los investigadores sospechan que uno de los dos detenidos, posiblemente el de 50 años, había acudido a la casa de Ramón Luque acompañado de un matón para exigir el pago de la deuda superior a los 6.000 euros, supuestamente generada por unas obras de reforma. Los tres se sentaron en el salón de la casa a hablar del asunto y la discusión fue subiendo de tono. Las voces hicieron que Eva acudiera a la sala a ver qué ocurría, mientras la suegra de Luque, de 94 años, permanecía en otra habitación sin escuchar nada de lo acontecido ni ser molestada por los asesinos.

Los investigadores han efectuado por ahora tres registros (uno de ellos en el domicilio del principal implicado), donde han encontrado algún arma y munición, pero no la del crimen, según aseguran las fuentes consultadas. Los interrogatorios de los detenidos, ninguno de los cuales reside en Collado Mediano, según fuentes de la Guardia Civil, continuaron ayer.

La familia de los fallecidos, que ha necesitado apoyo psicológico, rehusó realizar declaraciones durante la tarde de ayer, a la espera de conocer detalles de las pesquisas del instituto armado. La Guardia Civil no descarta que se produzcan nuevas detenciones en relación con estos hechos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 31 de enero de 2004