_
_
_
_
Reportaje:PERSONAJE

El ventilador de Rusedski

El tenista británico acusa a los 'fisios' del ATP Tour por su positivo en nandrolona y afirma que se tapan otros 47 casos

Ni siquiera hizo falta que los responsables del programa antidopaje del ATP Tour le acusaran. Greg Rusedski, de 30 años, se lanzó al ruedo a cara descubierta y fue él mismo quien se delató. Explicó que había dado positivo por una dosis baja de nandrolona en un control al que fue sometido el pasado mes de julio en el torneo de Indianápolis (EEUU). Y a renglón seguido armó un escándalo al agregar que el ATP Tour estaba tapando a otros 47 jugadores, entre los 120 mejores del mundo, que también habían dado positivo porque los fisioterapeutas de la propia ATP les habían recetado un suplemento nutritivo contaminado.

"Es injusto y discriminatorio que no se me haya tratado igual que a los otros 43 tenistas -cuatro se están estudiando-, cuyos casos no han sido investigados. Siempre fui muy escrupuloso con los suplementos minerales y las vitaminas que tomaba. La única explicación la encuentro en la misma ATP. Les invito a que informen de todos estos casos".

Más información
John McEnroe admite haberse dopado durante seis años con esteroides para caballos

El ATP Tour respondió en un comunicado que en mayo de 2003 había prohibido a sus fisioterapeutas distribuir vitaminas y productos nutricionales. Y agregó que, desde entonces, sólo se han producido cuatro muestras con presencia de nandrolona. "Tres de ellas rozan el límite permitido (2ng/ml) y continenen las mismas huellas, por lo que creemos que pueden tener la misma fuente de contaminación. Hasta que no concluya nuestra investigación no podemos descartar que el problema haya surgido de nuestros propios fisioterapeutas". No aclaró nada del resto de los casos.

Rusedski no ha sido todavía declarado culpable de dopaje y, por tanto, puede disputar los torneos de Sidney y el Open de Australia. "Es una situación compleja para mí", señaló el jugador, cuyo caso se debatirá en febrero. "Pero cuando me escuchen podré demostrar mi inocencia. Nunca he tomado drogas para mejorar".

Su caso es realmente atípico. Nunca antes se había producido un reconocimiento previo a una acusación de dopaje. Sin embargo, Rusdeski ha salvado ya muchas diatribas en su carrera profesional y no está ahora dispuesto a que una sanción de dos años ponga punto final a su trayectoria.

Nacido en Montreal es considerado un traidor en Canadá porque en 1995 decidió nacionalizarse británico. "No lo hice por dinero, sino por amor", asegura el jugador. Pero sus compatriotas no le perdonan. Aprovechó la circunstancia de que su madre había nacido en Dewsbury y pasó a covertirse en el mejor jugador de Gran Bretaña desde Fred Perry. El motivo fue su actual esposa, Lucy. La conoció a los 15 años, en un torneo que disputó en Inglaterra. Y le comentó a un amigo: "Voy a casarme con ella". Más adelante fue invitado por los padres de Lucy y acbó instándose cerca de Londres.

En 1997, apoyado en un saque que volaba a 240 Km/h, alcanzó la cuarta posición mundial y disputó la final del Open de Estados Unidos, que perdió ante Patrick Rafter. Y luego ganó la Grand Slam Cup, pero nunca fue considerado un verdadero inglés, como Tim Henman. Fueron sus grandes momentos, porque en los últimos años lesiones en el pie y la rodilla derecha y problemas en la espalda le relegaron hasta el puesto 119º del ATP Tour. Su adiós se preveía ya cercano. Pero él se niega a que le obliguen a precipitarlo.

Greg Rusedski, en una rueda de prensa en Sidney el pasado sábado.
Greg Rusedski, en una rueda de prensa en Sidney el pasado sábado.EFE

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_