La Sala Beckett estrena la primera obra teatral de Enric Casasses

L'Esmolat y Candelera son los dos protagonistas de DO'M, la primera obra teatral del poeta Enric Casasses, que se estrena esta noche en la Sala Beckett bajo la dirección de Albert Mestres. Son dos personajes enfrascados en una conversación llena de rodeos en torno a un único tema importante, el amor, poblada de seres alegóricos y de referencias a Barcelona. La obra, en verso, forma parte del ciclo L'acció té lloc a Barcelona, una iniciativa de la Beckett para estimular la creación de textos teatrales ambientados en la ciudad, con protagonistas reconocibles por los espectadores.

Víctor Álvaro, Ivan Benet, Gemma Brió, Laia de Mendoza, Xavier Mestres y Vanesa Torres son los protagonistas del espectáculo, que cuenta con escenografía de José Menchero y coreografía de Véronique Teindas. No es casual que la primera incursión de Casasses en el teatro se haya llevado a escena bajo la dirección de Mestres. Él fue quien sugirió al poeta la posibilidad de adentrarse en la dramaturgia y se comprometió a estrenar la obra resultante. Mestres admite que asumir el compromiso ha sido laborioso dada la complejidad del texto firmado por Casasses. "Tiene una gran riqueza de lenguaje, no es plano y no lo captas en una primera lectura", señala el director, que alaba la falta de complejos del autor, "que combina frases muy literarias con otras cotidianas, de argot. Hay una gran riqueza de registros y recursos lingüísticos".

Dos protagonistas

En DO'M no hay una historia en el sentido convencional. La obra tiene una duración de una hora y media, exactamente lo que dura el encuentro entre los dos protagonistas. Pero lo verdaderamente importante es la forma en que transcurre su conversación, la manera de hablarse (la pieza está escrita en verso, como un gran poema polifónico), el ritmo y las pausas del diálogo. "Son dos personajes que no saben muy bien qué decirse. En la obra ocurren cosas, pero en un nivel emocional", indica Mestres.

El director asegura que ésta es una de esas piezas que se moldean en escena, uno de esos textos que varían en función de quien los dirija "porque hay que inventárselo todo". Él ha optado por una puesta en escena en la que se simultanean distintos lenguajes. "Por un lado, el lenguaje teatral naturalista; por otro, el lenguaje del teatro cómico popular, y finalmente, el de las variedades, el circo y el cabaret", explica. "Una de las cosas que más me atraen de esta obra es que asume la propia tradición. Entre sus referentes podría citarse a Vallmitjana, Brossa y el teatro popular. Aparte de diez mil influencias literarias". Casasses se ha implicado mucho en el trabajo del equipo artístico, ha asistido a los ensayos y ha realizado aportaciones sobre cuestiones de lenguaje y pronunciación. Aunque, de acuerdo con Mestres, se ha mantenido al margen de los aspectos propiamente teatrales. DO'M estará en cartel hasta el 11 de enero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 09 de diciembre de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50