Reportaje:

El ocaso de la oligarquía valenciana

TVE-1 estrena el jueves la miniserie 'Arroz y tartana', inspirada en la novela del escritor Vicente Blasco Ibáñez

Los cambios que se adivinaban en la sociedad valenciana de finales del XIX y principios del XX asustaron a la clase acomodada, heredera, entre otras cosas, de vicio, corrupción y explotación para mantener un estatus de ostentación y derroche. Vicente Blasco Ibáñez, retratista literario por excelencia de la forma y el fondo de la oligarquía valenciana, buceó también en el deterioro de los pudientes amenazados por cambios que acabarían perdiendo poder, y plasmó sus conocimientos en Arroz y tartana. Eran tiempos en los que la clase se medía por los fastos en una cena y por el despliegue del servicio en palacetes cargados de tesoros cerámicos y pictóricos. Eran tiempos, en definitiva, en los que enriquecerse ya empezaba a asociarse a la Bolsa y la especulación, en los que el pequeño comercio marcaba el desarrollo de las ciudades y abría posibilidades a sectores sociales hasta entonces marginados, y en los que la doble moral condenaba y bendecía en función de los apellidos.

El reparto está encabezado por Carmen Maura, Pepe Sancho y Eloy Azorín

En esa transición vivía, en el corazón de la ciudad, doña Manuela, papel interpretado por Carmen Maura, una viuda con dos hijas y un hijo obsesionada por el dinero a cualquier precio para mantener las apariencias. En su declive imparable le acompañan Tío Juan (Pepe Sancho) y Juanito (Eloy Azorín). La adaptación en formato miniserie de una de las más brillantes novelas de Blasco Ibáñez pasó por las manos de Horacio Valcárcel para elaborar el guión y por las de José Antonio Escrivá para dirigir la producción. TVE-1 emitirá íntegramente Arroz y tartana el próximo jueves (22.00). La cadena pública lleva a la pantalla una de las escasas obras del escritor valenciano que no se ha traducido en imágenes.

Escrivá, que devolvió cien años atrás casi una docena de escenarios urbanos de Valencia y de Xàtiva en un rodaje que duró dos meses, entre febrero y marzo pasados, aseguró en una rueda de prensa que "el proyecto ha sido emocionante, con un preciso trabajo de localización y de vestuario siguiendo las minuciosas descripciones de la obra de Blasco Ibáñez en una de sus grandes obras donde se adivinan grandes elementos de modernidad".

Arroz y tartana, que contó con un presupuesto de 2,4 millones de euros en una coproducción entre la Generalitat Valenciana y TVE, ha sido para Carmen Maura "un lujo". Para la actriz, su personaje está "cargado de dramatismo, lleno de emociones encontradas, temeroso y valiente a la vez". Maura aseguró sentirse "fascinada desde el principio con una historia muy intensa". Escrivá reconoció que la actriz no dudó en "subirse a la tartana" en cuanto le propuso el papel. Para la actriz, la producción tiene categoría suficiente para pasearse por el extranjero. "No tenemos nada que envidiar a las series que se hacen en Europa", dijo. Escrivá, por su parte, destacó el "excelente trabajo" del guionista, ya que Arroz y tartana es una "obra con poco diálogo".

El paseo por la historia íntima de una mujer vanidosa, ambiciosa, clasista, derrochadora y profundamente sola se acompaña de un montaje propio de una superproducción para la gran pantalla. Escrivá apostó por los exteriores y una fórmula de recrear los espacios que incluye juegos de tiempos y de colores ayudados por la música de Enric Murillo.

El viaje de Escrivá por la novela de Blasco Ibáñez tiene mucho de histórico, y muestra con gran verosimilitud la vida en los mercados, la fiesta de las fallas, el boato de las familias ricas... y refleja menos la tensión, el drama y la amargura que viven los protagonistas. Pepe Sancho explicó que la fuerza del trabajo de Escrivá se basaba también en "la contención de los personajes". Sancho encarna

a "un hombre precavido personal y políticamente que no se deja llevar por la fanfarria", según sus propias palabras.

Con esta miniserie regresa a la pequeña pantalla Carmen Maura, una actriz que no se prodiga mucho en el medio. "Tengo muy buena relación con la televisión y me gusta la repercusión que tiene para lo bueno y para lo malo, pero el cine me absorbe demasiado", declaró la actriz, y añadió que recuerda el rodaje de esta serie como uno de los más divertidos de su trayectoria profesional, a la altura de La comunidad o La ley del deseo.

La actriz Carmen Maura, en una escena de la miniserie <i>Arroz y tartana.</i>
La actriz Carmen Maura, en una escena de la miniserie <i>Arroz y tartana.</i>

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción