Reportaje:

Málaga se moderniza

La Feria de los Pueblos acoge nuevas tecnologías y turismo junto a los productos tradicionales

Un censor de ruido o polución, ayuda pública para una iniciativa empresarial en el mundo rural, un destino turístico en la provincia o un jamón. El gran espacio del palacio de ferias de Málaga, tipo Centro Pompidou de París, con sus enormes tuberías vistas, es un gran escenario en el que se puede encontrar todo tipo de productos malaguelos.

La Feria de los Pueblos se moderniza después de ocho ediciones; no sólo por el escenario, sino también por los contenidos: junto a los embutidos, quesos, aceites, dulces y demás productos de consumo que atraerán entre hoy y mañana a unas 150.000 personas, los promotores de este invento han incorporado una amplia oferta turística y las nuevas tecnologías.

"Son 13.300 metros cuadrados, con 205 pabellones, en los que están todos los pueblos de la provincia en expositores individuales o de comarcas, menos Marbella y Fuengirola", afirma Francisco Conejo, director del Área de Recursos e Iniciativas de la Diputación de Málaga, promotora de la Feria. En total, en este certamen que se abrió el pasado jueves se espera la visita de unas 200.000 personas. Un 35% de los 600.000 euros de presupuesto ha sido financiado por la Consejería de Agricultura, que muestra a los visitantes en uno de sus pabellones cómo funcionan los siete grupos de desarrollo rural. "Cada grupo tiene 7,2 millones de euros, hasta 2006, para apoyar la creación de empresas que diversifiquen la economía rural: servicios auxiliares de la agricultura, de recuperación del patrimonio o de turismo de interior, por ejemplo", cuenta el delegado de la Consejería, José María Rodríguez. Estos grupos pueden subvencionar de un 20% a un 40% de los proyectos.

Dos María Jesús, madre e hija, van "como todos los años" al mostrador de la Cooperativa San Isidro de Periana. Ángel y María Ángeles atienden sin parar a pequeños clientes. "Durante este fin de semana esperamos vender unos 2.000 litros en botellas, pero servimos cajas en cualquier punto de España, a quienes nos hacen peticiones por Internet a www.aceiteverdialperia na.com", explica Ángel.

La lista de productos es larga: queso de cabra de Teba, membrillo natural de Málaga, embutidos de Colmenar, Aceite de Hojiblanca... Pero además de gastronomía tradicional, la feria ofrece tecnología punta. Novasoft, que hasta ahora tenía soluciones informáticas en salud, medio ambiente, calidad y organización, estrena aquí un programa para la administración local. Francisco Barrionuevo, el presidente de la compañía, que este año facturará más de 17 millones de euros, afirma que es la primera vez que acuden a esta feria.

Mucho más modesta es la empresa Bida, que este año facturará 600.000 euros y también se dedica a las nuevas tecnologías: Su director, Tomás Pérez, presenta un prototipo de censor de ruido, temperatura, humedad o alergenos. Funciona por Internet, con sistema WIFI, sin ningún tipo de cables. "Un proyecto para 100 hectáreas de 250 censores puede costar 60.000 euros", afirma.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Bajo las grandes tuberías parisinas del techo, el grupo AL-MA, de ocho firmas de Alta costura de Málaga, también está presente en este certamen, con un traje coda uno. Ángel Palazuelos, Mario Blanca, Paco Ruiz, Miguel Ángel Ruiz, José Pedro Zotano, el dúo Montesco y José María Soler explican su proyecto de crear un prêt-à-porter malagueño. Junta, Diputación, Unicaja, Cajamar, empresarios y sindicatos, 11 instituciones en total, firmaron ayer en la sede de esta feria el protocolo para la creación de un foro para fomentar la cultura emprendedora en la provincia. La Feria de los Pueblos se ha apuntado a la modernidad.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS