Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía tardó en auxiliar a la condesa

La policía británica se disculpó ayer por haber causado el retraso en la llegada de la ambulancia para Sophie Rhys-Jones, la esposa del príncipe Eduardo, que se puso de parto el sábado, antes de tiempo, y alumbró una niña prematura. El personal de Bagshot Park, residencia de la pareja en Surrey, al sur de Londres, llamó a la policía del condado cuando la condesa de Wessex empezó a sufrir fuertes dolores abdominales. Los agentes reaccionaron a la llamada con el plan de seguridad establecido y se personaron inmediatamente en la residencia, pero olvidaron llamar a la ambulancia. Según explicó hoy un portavoz policial, pensaron que el propio personal real lo había hecho. El error no se detectó hasta pasada media hora, cuando, por fin, se llamó a los servicios de urgencias, que acudieron en sólo cuatro minutos. Sophie Rhys-Jones fue trasladada al hospital más cercano, Frimley Park, y dio a luz, mediante una cesárea, a una niña que pesó apenas dos kilos. La recién nacida, que fue ingresada después en la maternidad de Saint George, en la capital británica, y su madre evolucionan bien, según confirmaron fuentes hospitalarias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de noviembre de 2003