Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los accionistas de Terra Mítica aprueban hoy el plan de las cajas para sanear las cuentas del parque

La junta de accionistas de Terra Mítica da hoy su visto bueno al plan financiero diseñado por las cajas valencianas CAM y Bancaixa para sanear las cuentas de la sociedad que explota el parque temático de Benidorm. El plan consiste en enjugar pérdidas -el parque perdió 34,4 millones de euros en 2002- reduciendo el valor de las acciones y después aumentándolo.

Varias fuentes vinculadas al parque discrepaban ayer sobre la cantidad de capital que se minorará y luego se ampliará. La versión más extendida cifraba la disminución de capital en 140 millones de euros y una ampliación posterior de 110 millones.

Un portavoz de Terra Mítica aseguró que el valor de las acciones no se reducirá a cero, sino a una cantidad que no llegó a precisarse en el consejo de administración que en julio dio el visto bueno a la operación. Por tanto, no se trata, según la misma fuente, de una operación acordeón al uso, sino de un plan financiero para enjugar las pérdidas.

Pequeños accionistas del complejo de ocio se resistieron a la reducción del valor de las acciones, porque esa operación les supone la pérdida de una parte de su inversión.

Pero las cajas -entre las dos copan el 30% de las acciones- han tenido la sartén por el mango desde el momento en que Terra Mítica no pudo devolverles un crédito sindicado por importe de 60 millones. Las entidades de ahorro condicionaron entonces el aplazamiento del pago del préstamo a la aceptación de su plan financiero.

Además de CAM y Bancaixa son accionistas de Terra Mítica la Generalitat Valenciana (14,86%), Cajas Rurales, BBVA, Lladró, Ballester, Grupo Fuertes (El Pozo), Aurea, Hoteleros de Alicante, y Noguera, entre otros.

Terra Mítica no informa del número de visitantes que ha registrado el parque durante los meses de julio y agosto. La asistencia de público al complejo, no obstante, es mucho menor de la que se previó al abrir las instalaciones, y esa errónea planificación se traduce ahora en que el parque no ingresa dinero suficiente para pagar las deudas.

La reunión de los accionistas tiene carácter extraordinario y el plan financiero es el único punto del orden del día.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de septiembre de 2003