Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:BENNETT | Nuevo base del Real Madrid de baloncesto

"Siempre busco lo mismo: ser un ejemplo"

"¿Te vienes con nosotros?", preguntaba un baloncestista juvenil del Madrid a un compañero. "No, ya me lleva Elmer", contestaba el aludido. Y el muchacho se subía en el coche de Bennett, el base que afinó la orquesta del Tau de Vitoria y la puso a vencer. El estadounidense, de 33 años, desembarca en un club al que sobrecoge la urgencia por recuperar el prestigio perdido. Pero lo hace sin estridencias. "Elmer es así", dice su nuevo entrenador, Julio Lamas.

Pregunta. ¿Feliz por empezar a trabajar en el Madrid?

Respuesta. Sobre todo, por volver a entrenarme y saber que puedo jugar, ya que tuve muchos problemas el curso pasado.

P. ¿No sólo problemas físicos?

R. Fue una temporada muy mala, pero únicamente en el aspecto físico. Para un profesional es muy duro estar mirando los partidos. Pero aprendí a tener paciencia.

P. ¿Cree que, hoy por hoy, fichar por un equipo como el Madrid es un riesgo?

R. No es arriesgado. Cualquier jugador puede lesionarse aunque tenga 20 años. Todo depende de cómo se encuentre la mentalidad y el cuerpo de cada uno. Por lo que a mí respecta, me encuentro muy bien en todos los sentidos. He estado entrenándome todo el verano.

P. Pero el club viene de atravesar el peor año de su historia y la presión será mayor.

R. Sí, la presión será grande. Pero a mí no me afectará porque yo no estaba la campaña pasada. Estoy trabajando para alcanzar mi máximo nivel antes de que empiece la nueva.

P. En vez de jugar la Euroliga va a disputar la Copa ULEB.

R. Mejor que nada.

P. ¿Qué puede aportar al equipo?

R. Experiencia. Con mi experiencia creo que puedo dirigirlo bien en la cancha... Y también el trato con los compañeros.

P. ¿Qué dirección necesita el Madrid en la cancha?

R. Es una cuestión para el entrenador. Yo siempre busco lo mismo: ser un ejemplo.

P. Al menos, conoce a Lamas de su etapa en el Tau.

R. Conozco a Julio y sé qué baloncesto quiere. Me adaptaré fácilmente a sus exigencias.

P. ¿Y qué baloncesto quiere?

R. Él propone jugar muy rápido en el ataque y mostrarse duro en la defensa. Si la defensa falla, todo lo demás falla también.

P. ¿Cómo valora su estancia en el Tau?

R. Han sido seis años magníficos. Así que todo es agradecimiento: al equipo y a la ciudad. Es raro que un jugador norteamericano permanezca tanto tiempo en un mismo equipo.

P. ¿Es Dusko Ivanovic, el técnico del cuadro vasco, tan exigente como le pintan?

R. Sí, sí que es duro. Pero, si estás preparado física y mentalmente, puedes soportar cualquier cosa. Mi filosofía consiste en dar lo máximo. Y eso se logra mediante el trabajo. Sólo así se ganan los títulos.

P. ¿Es muy distinto a Lamas?

R. Cada entrenador tiene sus ideas. Simplemente, hay que hacer lo que pida.

P. ¿Piensa retirarse al acabar su contrato, de un año, con el Madrid?

R. Mis pensamientos y mis objetivos se centran en el ahora. Luego, ya veremos.

P. ¿Ha confeccionado el Madrid un buen conjunto?

R. Sobre el papel, sí. Pero el papel no vale para nada. Vale la cancha.

P. ¿El cambio de equipo ha propiciado que disfrute de las vacaciones con otra intensidad?

R. Después de seis años en Vitoria, el cambio implicaba muchos... nervios. No..., no sé; quizá, mucha incertidumbre. Tengo ganas de aprender rápido cómo funciona este equipo, cómo son mis compañeros... Todo eso.

P. ¿Comparte su familia la decisión que ha tomado?

R. Tengo dos hijos que llevan viviendo en España mucho tiempo. En Vitoria, mi hija pequeña estudiaba en un colegio español. ¡Dios, si habla mejor el castellano que el inglés! Además, es muy tímida y... Había que seguir aquí.

P. ¿Le gusta Madrid?

R. Ya lo conocía. He venido como turista. Hay mucha gente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 12 de agosto de 2003