Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Compostela baja a Segunda B al no poder ampliar su capital

El Compostela, que bajará de Segunda División a Segunda B, y el Aurrerá de Vitoria, de Segunda B a Tercera, fueron los únicos clubes descendidos de categoría ayer por el impago de las deudas con sus jugadores. Hasta hoy se ha dado una moratoria al Oviedo, ya descendido en la Liga a Segunda B, y a otros cinco clubes de esta categoría: Cartagonova, Hércules, Jaén, Logroñés y Orihuela. Si no saldan sus deudas, bajarían a Tercera.

El Compostela no descendió por el impago de las deudas a sus jugadores, 1,8 millones de euros, según afirmó su nuevo presidente, Juan Silva, sucesor del dimitido José María Caneda, sino por no poder hacer efectivo el pago de los 13 exigidos por la comisión mixta de conversión de clubes en Sociedades Anónimas Deportivas (SAD) para una ampliación de capital que tenía pendiente].

El Leganés, el equipo descendido mejor clasificado, deberá ahora hacer frente al pago de la deuda con los jugadores si quiere suplirle. Ayer se mostró dispuesto y tiene de plazo hasta el día 6.

A otro club histórico, el Oviedo, se le concedió una moratoria a última hora, hasta hoy. Sería un caso parecido al del Granada el año pasado, pero que al final tampoco evitó su descenso. Al parecer, la retirada o rebaja de las denuncias de algunos jugadores permitió que los cuatro millones de euros se rebajaran.

Los cuatro clubes de Primera que faltaban por arreglar sus casos, Atlético, Racing, Valladolid y Espanyol, lo hicieron. Un total de 350 futbolistas de Primera, Segunda y Segunda B denunciaron deudas por valor de casi 50 millones de euros, un 120% más que las de la pasada temporada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de agosto de 2003