Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:DIMAS MARTÍN | Presidente del Cabildo de Lanzarote

"He sido víctima de la persecución política de mis adversarios"

Santa Cruz de Tenerife

Poco después de conocerse el triunfo electoral de Dimas Martín, la Audiencia Provincial de Las Palmas confirmó que en septiembre comenzará un juicio oral contra él por presuntas irregularidades relacionadas con el complejo agroindustrial Emamtsa, fundado bajo su mandato como alcalde de Teguise. La Fiscalía le imputa un delito de malversación de fondos públicos, dos delitos contra Hacienda, otro contra la Seguridad Social y otro por estafa.

A los pocos minutos de tomar posesión de su escaño de diputado en el Parlamento de Canarias, Dimas Martín concedió una breve entrevista a este diario.

Pregunta. ¿Cómo valora que el PSC-PSOE haya advertido de la presunta ilegalidad de su toma de posesión?

Respuesta. No es una postura nueva. Siempre han querido suplantar a los tribunales o manipular sus sentencias. No es más que el fruto de su resentimiento por no haber podido pactar conmigo un Gobierno para Lanzarote. Si durante los cuatro años pasados sí he sido válido para un pacto con ellos, ¿qué ha cambiado ahora? El pueblo de Lanzarote ha dado su veredicto. No he ido solapado en ninguna lista sino dando la cara y he obtenido 5.000 votos más que ellos. Es una actitud de resabio. Mire cómo les va en la Asamblea de Madrid.

P. Además del indulto, ¿también ha solicitado la revisión de la sentencia del Supremo?

R. Sí, me han informado que se revisará en las próximas semanas. Y si no es favorable, acudiré al Tribunal Constitucional y al de los Derechos Humanos. A donde haga falta, para demostrar que he sido víctima de una persecución política por parte de mis adversarios, que sólo buscan enrarecer el ambiente de la isla.

P. ¿Espera más acciones del PSC-PSOE en esta legislatura?

R. De ellos se puede esperar cualquier cosa. Miren el espectáculo que están dando en otros lugares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de julio de 2003