Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Clos renueva por completo los responsables de distrito y cambia a 9 de los 10 concejales

Cuatro de los nuevos titulares en los barrios se estrenan al frente de un territorio

Al PSC le ha costado más designar a sus concejales en ocho distritos de Barcelona -los otros dos corresponden a ICV y ERC- que llegar a un pacto de gobierno con ICV y ERC. Este acuerdo lo alcanzó en apenas dos semanas y, en cambio, el nombramiento de los concejales se ha mantenido abierto hasta ayer. Al fin, la distribución de concejalías de distrito ha supuesto una total removida de cargos: sólo en uno de los 10 distritos de la ciudad (Sant Martí) repite el concejal que lo gestionaba el pasado mandato. Los otros nueve cambian de titular.

El retroceso electoral de los socialistas, además de inesperado, ha provocado no pocos quebraderos de cabeza. La lista que encabezaba Joan Clos se decidió con la expectativa de obtener 18 o 19 concejales, pero se quedaron en 15, de modo que no resultaron elegidos algunos de los ediles con los que se contaba para gestionar distritos. Por ejemplo Manolo Pérez y Ferran Julián, responsables en el mandato anterior de Nou Barris y Sant Andreu, respectivamente.

A Esquerra Republicana le corresponde Gràcia y el concejal será Ricard Martínez, mientras que Elsa Blasco, de Iniciativa per Catalunya Verds, será la titular de Horta-Guinardó. Las concejalías de los ocho distritos restantes quedaron despejadas ayer tras una ardua negociación. Primero, un trueque: Carles Martí será el nuevo responsable de Ciutat Vella, donde sustituye a Katy Carreras-Moisy. El concejal socialista -una de las jóvenes promesas del partido- dirigía hasta ahora Sarrià-Sant Gervasi, donde será sustituido por Carreras-Moisy, que hace el mismo viaje en sentido inverso. Eran cambios cantados. No habrá cambio en Sant Martí, donde seguirá Francesc Narváez.

Para el Eixample, se llegó a considerar la posibilidad de nombrar temporalmente a Maravillas Rojo con la perspectiva de que podría abandonar el consistorio si Pasqual Maragall ganara las elecciones autonómicas. Pero fue descartado. El alcalde no quiere dar la impresión de provisionalidad, "sobre todo después de lo que ha ocurrido con Ernest Maragall", explicaba un dirigente del partido que ha participado en las negociaciones. Assumpta Escarp -una de las estrechas colaboradoras de Clos y jefa de su gabinete en el último mandato- será la responsable del Eixample, uno de los distritos más poblados de la ciudad.

Independientes desplazadas

A Maravillas Rojo, la posibilidad de ser concejal de distrito no la seducía en absoluto. Rojo, que fue fichada como independiente por Pasqual Maragall cuando era alcalde de la ciudad, es una de las figuras más perjudicadas por el resultado electoral y los pactos subsiguientes. El área que ella ha gobernado en los últimos cuatro años, la de Promoción económica, ha pasado a manos de ERC, por lo que se ha visto obligada a conformarse con la ponencia de Empleo e innovación y además bajo la presidencia de Jordi Portabella (ERC). Para la concejal, principal impulsora de Barcelona Activa, su nuevo destino supone un paso atrás, algo que evidentemente no le gusta.No es la única que se ha visto desplazada. La responsable de Bienestar Social y quinta teniente de alcalde en el mandato anterior, Núria Carrera -también independiente-, se encuentra en una situación parecida. En los próximos cuatro años, los servicios sociales estarán bajo el paraguas de ICV -el responsable será Ricard Gomà- y la tenencia de alcaldía que ostentaba Carrera le ha correspondido ahora a Marina Subirats. Carrera deberá conformarse ahora con la nueva ponencia sobre Inmigración, aunque será compensada con responsabilidades en el área de Servicios Sociales de la Diputación de Barcelona. Algunas fuentes municipales señalan que a Carrera se le habría insinuado la propuesta de que renunciara al acta de concejal. Colaboradores de Clos negaron tajantemente ese extremo y lo atribuyeron al nerviosismo que afecta a algunos ex concejales socialistas ante un futuro incierto.

El ascenso de Cuervo

El nuevo concejal de Nou Barris será José Cuervo, que durante el mandato anterior ejerció la presidencia del consejo de distrito del mismo barrio. Así, se queda en el mismo barrio, pero deja un cargo representativo para ocupar otro ejecutivo. Cuervo se configura como uno de los puntales del consistorio, pues además de este importante barrio, ejercerá la cuarta tenencia de alcaldía y presidirá la macroárea de Presidencia y Hacienda, los cargos que en el anterior mandato ejerció Ernest Maragall.

La última sorpresa ha sido el desplazamiento de Jordi Hereu al barrio de Sant Andreu. Hereu fue en el pasado mandato responsable de Les Corts, uno de los distritos donde el PSC perdió en las últimas elecciones. Nadie culpa de ello a Hereu; por el contrario, se le reconoce su trabajo y su capacidad de relacionar partido y consistorio. Por ello asume un distrito y también la Guardia Urbana y el área de Movilidad. El puesto de Hereu en Les Corts, donde se cuece el importante plan que ha de ordenar el entorno del Barça y una extensa zona comprendida entre L'Hospitalet y la zona universitaria, será ocupado por una de las nuevas incorporaciones al consistorio: Montserrat Ballarín.

También cambia el titular de Sants. Pere Alcober, que era concejal de distrito, pasa al cargo más honorífico de presidente del consejo. La concejal ejecutiva del distrito será Imma Moraleda, que ha sido apartada de Horta-Guinardó en función del pacto con ICV. Sants tiene en su interior una área con futuro: la relacionada con la Fira, y una zona caliente: las obras de entrada del AVE en la ciudad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de junio de 2003