Telefónica Móviles lanza el sistema i-mode para mejorar el tráfico de datos

En Japón tiene 38 millones de abonados y sólo medio millón en los cuatro países europeos donde funciona - El próximo 26 de junio se pone en marcha en España con nuevos servicios y navegación más rápida

"Si no pueden conseguir más beneficios de los datos, entonces no hay motivo para migrar a la tercera generación". Takeshi Natsuno, uno de los padres de la tecnología que hace que 38 millones de japoneses usen Internet en el móvil, está dispuesto a superar la carrera de obstáculos que le lleva hacia Europa. Su última conquista es España, país en el que el 26 de junio Telefónica Móviles España (TME) pondrá en marcha los servicios de telefonía móvil i-mode, del operador japonés NTT DoCoMo.

Natsuno considera que argumentar diferencias culturales para asegurar que i-mode no puede triunfar en Europa es dar excusas. El éxito de i-mode en Japón no responde a la baja penetración de Internet ni a que los japoneses sean menos adultos que los europeos y se descarguen todo el tiempo melodías. Ni siquiera a que se pasen el día en el tren. "En el norte del Japón, la gente se mueve en coche y los servicios de i-mode cuentan con una alta penetración", prosigue Natsuno. Si la PlayStation y Pokémon han logrado arrasar en el mundo, el i-mode también, dice. El éxito, según Natsuno, responde a un ecosistema en el que los proveedores de contenidos se convierten en los reyes del Internet móvil. Sin embargo, el i-mode en Europa no ha cumplido las expectativas iniciales desde que se lanzó por primera vez, en marzo de 2002.

Cerca de medio millón de europeos usan el sistema nipón en cuatro países (Alemania, Bélgica, Francia y Holanda). Los analistas califican de fracaso su implantación en Alemania de la mano de ePlus, con 140.000 suscriptores. Mejor le ha ido al operador francés Bouygues Telecom, que en sólo seis meses ha logrado 200.000 abonados. Natsuno se defiende de las comparaciones. Sobre todo de los servicios de Internet que ofrece Vodafone Life, que ha captado en seis meses millón y medio de suscriptores en Europa. "i-mode es un servicio de Internet, mientras que Vodafone Life es un servicio de mensajería. Los analistas dicen que i-mode es muy fuerte en el campo de los contenidos, mientras que Vodafone Life lo es en el de la mercadotecnia".

Batallas aparte, la misión de TME es que los nuevos servicios aumenten el consumo de datos. El i-mode puede convertirse en el banco de pruebas de la telefonía de tercera generación, UMTS. "El objetivo es que siga creciendo el porcentaje hasta captar el 30% de ingresos por servicios de datos y mensajería a finales de 2006", argumenta Luis Ezcurra, de TME,

"no hemos hecho previsión de clientes porque lo importante no es el número, sino el crecimiento del consumo de datos en los clientes que lo tienen".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS