Reportaje:

Un astronauta en la Alameda

Santiago Amodeo rueda en Sevilla su segunda película, protagonizada por Nancho Novo y Teresa Hurtado

La casa del escritor Juan Eslava Galán junto a la Alameda de Hércules de Sevilla está irreconocible. Una grúa, decorados, cables, cajas de todo tipo, focos y un equipo completo de rodaje se han adueñado del inmueble. En la escalera del piso superior, con un calor sofocante, una escena se repite con insistencia:

-¿Qué haces aquí?, ¡tú te has vuelto loca!, ¿te has creído que esto es un hotel?, ¡tengo mis propios problemas! Intentemos poner orden en esto. ¿De dónde eres?, ¿dónde viven tus padres?, ¿no quieres colaborar? Ahora mismo llamo a la policía (el hombre se dirige al teléfono).¿Policía? Una niña se ha escapado de su casa. Tiene 15 años...

-16, casi 16.

-Les espero. Me llamo Daniel... Vivo en la calle...

-La policía no va a venir. El teléfono no funciona. Tengo poderes.

Él se acerca a la chica y, empujándola, intenta echarla del rellano. Es Nancho Novo, uno de los dos protagonistas de Astronautas, la segunda película del realizador sevillano Santiago Amodeo, la primera en solitario después de codirigir El factor Pilgrim con Alberto Rodríguez. El filme, producido por Tesela PC y La Zanfoña Producciones con la colaboración de Canal Sur y Canal +, describe la historia de amor entre un artista de collages ex yonqui y problemático y una joven quinceañera despreocupada, espontánea y muy espabilada.

Ella es Teresa Hurtado de Ory, una joven sevillana de 19 años que consiguió el papel después de un casting realizado entre 500 aspirantes. Estudiante de primer curso de Arte Dramático, se enfrenta a su primer trabajo. "Bueno, había hecho cosas en el teatrillo del colegio, lo típico", dice la joven, que describe así su personaje: "Laura es una adolescente que va a buscar a su hermano y se mete en la vida de Daniel para fastidiarle. Él está haciendo un esfuerzo para rehabilitarse y llevar una vida normal. Ella hace las cosas porque le apetecen, no se plantea problemas. Aprende mucho de todo y se adapta a cualquier sitio".

Nancho Novo descubre que la niña que ha ido a buscar a su hermano, ex vecino de Daniel y que ya no vive en la casa, se ha instalado en el rellano de la escalera. Se enfurece. "Mi personaje está desquiciado. Desengancharse del caballo no es fácil y solo es todavía más difícil. En la vida ordenada que estoy tratando de llevar, ella me pone de los nervios", relata en un descanso del rodaje, que está en su quinta semana y finalizará el 28 de junio.

El ex toxicómano, que sigue un decálogo de tareas cotidianas sencillas que le resultan muy arduas, se siente como un "astronauta" de la vida, según Amodeo, quien a través de la lista de actividades que comúnmente hace cualquier persona analiza lo que se entiende por normalidad. "Muchas costumbres son estúpidas. Lo que se supone que es normal no tiene por qué serlo y no lo es para todo el mundo. Intento hacer una relectura de eso", comenta el director.

La película, con un presupuesto de 1.600.000 euros, se ha rodado en la localidad gaditana de Los Alcornocales, en el puerto de San Fernando y en toda Sevilla: Los Remedios, centro, San Luis... "En la catedral y la Giralda, no; en la ciudad que vive la gente", aclara Amodeo. Astronautas se presentará en los festival de Valladolid, en noviembre, y Berlín.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0013, 13 de junio de 2003.

Lo más visto en...

Top 50