Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:FÚTBOL | La jornada de Liga

"Mis cambios nos perjudicaron"

Del Bosque asume parte de la culpa y se muestra preocupado por los muchos goles que encaja el equipo

El juego desplegado por el Real Madrid en el último mes, más concretamente desde el 13 de abril, encierra una cruel realidad: en los cinco encuentros que ha jugado desde entonces ha encajado un total de quince goles. Cuatro le hizo la Real Sociedad, cuatro le hizo el Manchester y cinco le hizo anoche el Mallorca. Sólo el Barcelona y el Sevilla anotaron un único tanto. Curiosamente, el Madrid, desde que se apoya en la sociedad Zidane-Guti, surgida de la ausencia de Raúl, toca más en el centro del campo; pero también defiende peor.

Anoche, el Mallorca destapó esta dura realidad en tan solo 25 minutos, el tiempo que tardó la ofensiva de Gregorio Manzano, liderada por el dúo Ibagaza-Eto'o, en conseguir tres goles y arruinar todo el motín que los blancos lograron la semana pasada, cuando se asentaron en el liderato de la Liga tras su triunfo en Sevilla. Los baleares no tuvieron piedad porque sumaron dos goles más hasta marcharse del Bernabéu con un 1-5 en contra, un resultado que no obtenía nadie en el feudo madridista desde que el Zaragoza obtuviera el mismo resultado el 4 de diciembre de 1999.

La paradójica realidad del juego del Madrid se traslada incluso a las palabras del entrenador madridista, quien manifestó nada más acabar el correctivo del Mallorca: "Es cierto que el equipo ha encajado muchos goles; no estoy satisfecho con los últimos resultados". Precisamente, los resultados a los que alude Del Bosque son los que han permitido que su equipo avance por la Copa de Europa y siga líder en la Liga española.

Así que, como el Mallorca se comportó sin piedad, el público respondió a semejante humillación con broncas constantes sobre sus propios futbolistas, incluido Del Bosque. "Esto demuestra la grandeza de este club. Vamos líderes en Liga, en semifinales de Copa de Europa, y el público muestra su descontento. ¿Qué si me sorprendieron los pitos? A mí, en el fútbol, no me sorprende nada", afirmó el técnico al término del encuentro en un gigantesco esfuerzo por no perder la prudencia. Más tarde, en la Cadena Ser, reconoció que "todo se simplifica a la figura del entrenador; pero no pasa nada".

Los seguidores madridistas, que a lo largo de todo el primer tiempo exhibieron una comunión total con la plantilla, no entendieron los cambios, por lo que la tomaron con Del Bosque, quien confesó sus errores. "Es verdad que las sustituciones nos han perjudicado porque hemos puesto mucha gente delante y con exceso de delanteros no se ganan los partidos".

Fiel a su costumbre, el técnico del Madrid rastreó entre la crudeza del varapalo para extraer algunos aspectos positivos, y de paso, aliviar el dolor: "Hay que ser valiente y sacar pecho porque todavía vamos primeros en la Liga. Estamos en la brecha en las dos competiciones que nos quedan y el martes aguarda un encuentro muy importante frente al Juventus".

Pitos a Hierro

El capitán madrididta Fernando Hierro no olvidará fácilmente el segundo tiempo del partido de ayer frente al Mallorca.

El ataque del conjunto balear, con el camerunés Eto'o y el argentino Ibagaza a la cabeza, se movió por el campo como si fuera un invitado de lujo; en 25 minutos el Mallorca se colocó con 1-3 -luego llegaron dos goles más-, y por si fuera poco, la hinchada madridista le convirtió en el objetivo de su ira.

"Hay que olvidar este varapalo cuanto antes", se limitó a decir el defensor malagueño. Pero en su afán por el olvido, Fernando Hierro no lo tendrá fácil. Desde que regresó a los terrenos de juego, superada la lesión de rodilla, el Rea lMadrid ha jugado siete partidos y ha recibido 17 goles.

Al menos, cuenta con el apoyo de Vicente Del Bosque. "El no es el único culpable. Los jugadores y el banquillo tenemos la responsabilidad. Fernando Hierro tiene 34 años y es muy difícil que el Bernabéu perdona a gente de su edad".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de mayo de 2003

Más información