Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:GOLF | Masters de Augusta

El rey del 'drop'

La bola voló, se escoró hacia la derecha, no rectificó su trayectoria y cayó en la pisada. Entre dos calles, la del tres y la del dos. Ballesteros ni se inmutó. Llegó al lugar de los hechos y pidió dropar. El juez apreció que había agua y le dijo: levanta la bola y déjala caer. Con habilidad desarrollada durante más de 25 años de carrera, Ballesteros inocentemente dejó caer la bola. Chop, al mismo sitio.

Y antes de que el juez tuviera tiempo de asentir, el golfista cántabro desarrolló un juego malabar. Un tee, por aquí, clavado donde la bola, otro por allá, el driver para alargar y otro tee para señalar dónde colocar la bola, convenientemente limpiada por su caddie, su sobrino Iván, en el lugar más seco de los alrededores. Tres veces dropó así, sin golpe de castigo, el cántabro en los primeros nueve hoyos de la primera ronda. En los segundos nueve, volvió a dropar, pero esta vez penalizado. Fue en el hoyo 13º, cuando su driver envió a la bola desde el tee a las azaleas de la izquierda. Cuarto de hora se tiraron Ballesteros y sus compañeros de partida -Jiménez y Triplett- y sus respectivos caddies hasta que dieron con la bola debajo de una mata. Con penalización y todo, Ballesteros estuvo a punto de salvar el par.

Y por la tarde, adiós

Pero cuando le resultó ya imposible salvar el par fue en la jornada de tarde, cuando jugando en el hoyo 18 mandó la bola al green del 9. Volvió a dropar para lanzarla desde el rough y su chip se quedó corto del green bueno por pulgadas; un nuevo chip y dos pulgadas más allá se hallaba aún fuera de green. Cerró el hoyo con doble bogey, y, como tenía previsto, dedicará el fin de semana a comentar el torneo para la BBC. Desde el micrófono no podrá hablar de los modelos de peinado de su colega Miguel Ángel Jiménez -ayer, como los rizos se amustian con la humedad se sujetó la melena en cómoda coleta-, que tampoco pasó el corte, ni del debut de Alejandro Larrazábal, el amateur a quien se le acabó la aventura en un día.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de abril de 2003