¿Por qué voló el primer avión?

Pruebas en un túnel de viento de la réplica del 'Kitty Hawk' en el centenario de la aviación

El endeble avión que sobrevoló las dunas costeras de Carolina del Norte (EE UU) el 17 de diciembre de 1903 recorriendo apenas 30 metros en el primer intento no fue el primero que construyeron Orville y Wilbur Wright. Antes hubo otros tres vehículos que no lograron despegar y antes todavía una cometa. Todas las máquinas que fabricaron los hermanos Wright desde 1899 a 1911 -anteriores y posteriores al primer vuelo- están siendo reproducidas y probadas con todo detalle en el programa de la Discovery Flight Foundation de Estados Unidos, encargado a la organización Wright Experience con motivo del centenario de la aviación.

La culminación de esta movilización histórica será la reproducción de aquel primer vuelo en la misma fecha y el mismo lugar, para la cual ya han sido seleccionados cuatro pilotos. Numerosas asociaciones y empresas participan en la conmemoración y ayer se presentó formalmente en Washington la réplica del Kitty Hawk que realizará el vuelo, de la mano de la Experimental Aircraft Association y la empresa automovilística Ford, que también celebra este año su primer centenario. Microsoft anunció asimismo un nuevo simulador de vuelo que conmemora la gesta de los hermanos Wright.

Más información
Algunas celebraciones en España

Secretismo

Detrás de esta celebración hay un interesante trabajo histórico y de ingeniería, dificultado por el hecho de que no se conservan ni la documentación ni las máquinas de los hermanos Wright. Esto se debe a que siempre protegieron con celo sus secretos profesionales por miedo a los imitadores y nunca llegaron a contar su historia en público, según explica Ken Hyde, el piloto estadounidense que ha fundado Wright Experience. De hecho, Kitty Hawk es el nombre de un entonces remoto pueblo de pescadores, elegido por los Wright por su aislamiento. Para Hyde, lo importante es transmitir al mundo la base científica que desarrollaron los hermanos Wright, hasta ahora mal conocida. Parte de esta base son los estudios de modelos de ala en miniatura que realizaron hasta 1901 en un túnel de viento casero de apenas dos metros de longitud.

Ahora, el avión de 1903, la reproducción del aparato original fabricada por Wright Experience, ha pasado por el túnel de viento de verdad del centro de investigación Langley, en Virginia, una veterana instalación de la NASA en la que Orville participó como consultor. El aparato, que se ensayó con un motor eléctrico, demostró ser seguro, ya que resistió en febrero sin daños el equivalente a unas 25 horas de vuelo, de las cuales al menos cinco con el motor funcionando, mucho más de lo que voló de verdad. Ahora los ingenieros están analizando los resultados para obtener conclusiones, aunque ya pueden adelantar algunas.

Los objetivos principales de los ensayos aerodinámicos de esta réplica han sido, según ha explicado a este periódico Colin Britcher -catedrático de ingeniería aerospacial en la Universidad Old Dominion y director de los ensayos-, establecer con precisión su envolvente de vuelo, generar una base de datos lo más completa posible que sirva para el desarrollo de un simulador de vuelo totalmente ajustado a la realidad (en el que se entrenarán los pilotos del ensayo previsto para final de año) y, de forma secundaria, verificar la aeronavegabilidad de la estructura de la aeronave y de sus sistemas.

Britcher y su equipo querían verificar si, como se deducía de análisis previos, la aeronave de 1903 tenía unas actuaciones muy limitadas en vuelo de crucero e incluso si ésta y sus sucesoras eran incapaces de despegar sin un fuerte viento de morro.

A falta de análisis más detallados, según Britcher, se ha comprobado que las actuaciones en vuelo son marginales pero suficientes, como se esperaba, aunque también que para que el avión volara haría falta una potencia superior a los 12 caballos que se mencionan en los documentos de la época. Los motores diseñados por los hermanos Wright eran de cuatro cilindros y esa potencia.

Se ha encontrado además que las propiedades aerodinámicas son marcadamente no lineales, lo que indica la dificultad de construir un simulador fidedigno. En cuanto a la estabilidad, parece que hay suficiente capacidad de control si el puesto del piloto se mantiene adelantado, lo que adelanta el centro de gravedad.

Britcher recuerda que ésta es la segunda réplica construida y probada en un túnel de viento, aunque es la primera vez que se ha llevado a cabo una simulación completa de las condiciones de vuelo, y que la base de datos generada es probablemente mayor que todas las existentes previamente juntas. Se han medido, recuerda, las tres componentes de fuerza y las tres del momento, el ángulo de ataque, el de guiñada, las deflexiones de torsión de las alas y de las superficies de control situadas en el morro, la velocidad de giro de la hélice y el par motor. También se han hecho, de forma limitada, ensayos de visualización del flujo y medidas de las fuerzas en la palanca de mando.

Orville Wright tomó esta imagen del <i>Kitty Hawk</i> en su primer vuelo, el 17 de diciembre de 1903.
Orville Wright tomó esta imagen del <i>Kitty Hawk</i> en su primer vuelo, el 17 de diciembre de 1903.ASSOCIATED PRESS

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS