Un conocido 'cogotero', detenido tras una larga persecución y disparos al aire

Carlos Francisco Muñoz, un conocido cogotero (ladrón que roba al cliente de un banco que acaba de sacar una importante cantidad de dinero tras pegarle un golpe en la nuca), de 24 años y de nacionalidad chilena, fue detenido ayer por agentes de la comisaría de Chamartín, tras mantener una larga persecución con la policía. Uno de los agentes tuvo que efectuar varios disparos intimidatorios al aire para que la banda del cogotero depusiera su actitud, tras empotrar el vehículo en el que huían contra un coche patrulla, según informó la Jefatura Superior de Policía.

La persecución comenzó a las 10.30 en el distrito de Ciudad Lineal, cuando un coche policial camuflado de esta comisaría detectó a tres individuos que circulaban con Audi A4 robado. Cuando los agentes intentaron detenerlo, el conductor salió a toda velocidad en dirección a la avenida de Alfonso XIII. Ante el cariz que estaba tomando la persecución, los policías requirieron por radio la presencia de más agentes. Al encuentro de los fugados salieron los policías de otros coches patrulla pertenecientes a la comisaría de Chamartín.

Los agentes del coche camuflado efectuaron varios disparos intimidatorios al aire para intentar que los ladrones depusieran su actitud, cosa que no hicieron. Los agentes de Chamartín cruzaron un coche en la confluencia de las calles de Corazón de María y Luis Salazar para que el Audi detuviera su fuga. Pero, en lugar de frenar, los ladrones golpearon frontalmente el turismo policial, que quedó destrozado por el choque.

Arma reglamentaria

Uno de los policías sacó su arma reglamentaria y encañonó al conductor del Audi, mientras los otros dos cogoteros huyeron a la carrera. El encañonado, que mostró una gran violencia, intentó arrebatar el arma al agente, por lo que se produjo un forcejeo. El policía y el supuesto ladrón resultaron heridos de carácter leve, al igual que otros dos agentes que salieron en defensa de su compañero. Uno de éstos logró esposar y detener al delincuente. Ninguno de los heridos requirió ser trasladado a un centro hospitalario, según fuentes policiales. Fueron atendidos en el lugar de los hechos por facultativos del Samur-Protección Civil.

Ya en comisaría, el detenido dijo que era Patricio Navarro, de 24 años y nacionalidad chilena. Sin embargo, al introducir sus huellas digitales en los archivos policiales, los investigadores comprobaron que la identidad era falsa y que se trataba de Carlos Francisco Muñoz, un conocido cogotero con numerosos antecedentes por robos con violencia e intimidación. De hecho, tenía pendientes ocho búsquedas y capturas por la Brigada Provincial de Policía Judicial y por un juzgado de la capital. El detenido fue trasladado a la Jefatura Superior de Policía, donde estaba pendiente de tomarle declaración.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0024, 24 de febrero de 2003.