OPINIÓN DEL LECTORCartas al director
i

Publicidad de pisos

Aunque formen parte ya de nuestro mobiliario urbano por pura accesión y casi no los veamos, están ahí, en cada farola, en cada semáforo, en cada pared... Me refiero a los anuncios de venta de pisos que ensucian nuestras calles. ¿Tienen que venir de fuera para decirnos que no es una situación normal encontrar a cada paso un papel pegado en cualquier lugar de nuestra ciudad? Esto no pasa en otras ciudades del mundo, pero nadie parece plantearse el porqué. Lo peor de todo es que prácticamente todos estos anuncios los colocan vendedores de pisos o agencias de venta de inmuebles (es lo que me dice mi experiencia en la búsqueda de vivienda). No conformes con utilizar la sección de anuncios de los periódicos, las publicaciones especializadas, los escaparates de sus locales e Internet, recurren también a este sistema, en mi opinión inadecuado y probablemente ilegal. No es muy difícil averiguar quién ha pegado el anuncio, sólo hay que llamar al teléfono que se indica. Entiendo que alguien coloque un anuncio en el balcón de su casa, que lo cuelgue en un tablón de anuncios de la universidad, de una asociación de vecinos o de un lugar pensado para ello. Lo que no es normal es que los profesionales de la venta empapelen nuestra ciudad para su único y exclusivo beneficio. No entiendo que los ayuntamientos no ofrezcan alternativas y no sean más rigurosos en el control de este poco decorativo añadido a edificios y mobiliario urbano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 22 de febrero de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50