Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:

Todos contra Kaspárov

El ajedrecista ruso, que en abril cumplirá 40 años, afronta el asalto de los mejores en la 25ª edición del torneo de Linares

La ambición de Gari Kaspárov, que en abril cumplirá 40 años, sigue siendo enorme. Triunfar en el torneo de Linares (Jaén) por novena vez, y quinta consecutiva, es fundamental para que nadie ose cuestionar el dominio del ruso. Cuatro de sus rivales intentarán impedirlo desde hoy en la 25ª edición del Wimbledon del ajedrez: el ruso Vladímir Krámnik, el indio Viswanathan Anand, el ucranio Ruslan Ponomáriov y el húngaro Peter Leko. Y los otros dos no dejan de progresar: el azerbaiyano Teimur Radyábov, de 15 años, y el español Paco Vallejo, de 20.

"Aún me queda energía para ser el número uno un par de años más", dijo Kaspárov a este periódico en Bled (Eslovenia) hace cuatro meses. El periodista le preguntó entonces por sus objetivos en ese tiempo y fue interrumpido: "¡Eh, cuidado! En inglés, un par de años es una expresión más genérica que dos años. Pueden ser tres o cuatro".

Tras ganar sus diez últimos torneos de ajedrez clásico (dos horas para los primeros 40 movimientos y siete de duración máxima), Kaspárov quiere entrar en el quinto decenio de su vida con tres victorias que le consoliden como el mejor ajedrecista de siempre: Linares, el duelo frente a Ponomáriov por el título de la Federación Internacional (FIDE) , probablemente en junio en Buenos Aires, y el que disputará en noviembre el vencedor de ese encuentro con Krámnik, el campeón del mundo oficioso desde que le destronó en 2000, o Leko, el vencedor de los candidatos oficioso. Gracias al armisticio firmado con la FIDE tras diez años de guerra frontal, Kaspárov vislumbra la perspectiva de ser otra vez el único campeón y retirarse en loor de multitudes.

Krámnik, de 27 años; Ponomáriov, de 19, y Leko, de 23, juegan en Linares para probar que son capaces de abatir a El Ogro de Bakú. Y en mejor forma aún parece estar Anand, ganador en Wijk aan Zee (Holanda), donde estaban los mejores excepto Kaspárov. Además, el ex campeón oficial está enrabietado porque ha sufrido una injusticia: la FIDE le ha apartado del ciclo de reunificación a pesar de que siempre cumplió a rajatabla sus contratos con ese organismo.

Ninguna partida de las doce que va a disputar en Linares hasta el 9 de marzo (Liga a dos vueltas) será fácil para Kaspárov. Incrustado en la élite con sólo 15 años, Radyábov es un fenómeno a quien muchos ven como el futuro rey. Y Vallejo, de 20, campeón mundial sub 18, ya se ganó el respeto de las estrellas en 2002. Y también anunció en Bled: "Estoy acumulando mucho entrenamiento de calidad. Los frutos se verán en el primer trimestre de 2003".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de febrero de 2003