Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La derrota de Perucha

La policía desaloja uno de los últimos negocios artesanales de fabricación de bicicletas

Higinio Domingo Perucha lo ha ganado todo. Tres oros en Barcelona, Atlanta y Sidney, cinco Campeonatos del Mundo y tres de España son el botín de 45 años consagrados al ciclismo como mecánico, pero también como corredor y técnico. Su negocio de fabricación de bicicletas tándem para invidentes ha obtenido los mejores resultados en todas las competiciones. Pero las medallas pierden lustre ahora que delante de su tienda sólo se levanta un tabique de cemento.

Con la ley en la mano, esta vez Perucha ha perdido. La policía desalojó ayer su tienda de bicicletas en el barrio de La Ventilla por la expropiación de la finca, y un grupo de operarios del IVIMA levantó una tapia delante de la puerta. "Es un robo", se quejaba Perucha, aunque él mismo admitía que ya no tenía fuerzas para levantar otra tienda y que se conformará con seguir al frente de su pequeño club para jóvenes ciclistas en Cuenca.

Frente al negocio, uno de los últimos de fabricación artesanal de bicicletas, se encontraba aparcada su furgoneta con los últimos bártulos que quedaban dentro: unas cuantas bicicletas de competición, otra estática, varios paquetes apresurados y una mesa de taller.

Sobre el número 13 de la calle de Cristina, domicilio de la empresa Ciclos Perucha, se levantaba desde 1998 un acta de expropiación forzosa. Sin embargo, no fue hasta ayer cuando, merced a una orden judicial, la tienda interrumpió su actividad.

Varios vecinos del barrio presentes en el momento del desalojo expresaron su protesta, aunque desde la Consejería de Vivienda de la Comunidad se argumenta que la justicia les da la razón y que el proyecto de reforma del barrio facilitará a los habitantes más desfavorecidos la búsqueda de una casa.

Perucha colaboró desde 1985 con la ONCE, primero como seleccionador de su equipo de ciclismo para discapacitados y más tarde como mecánico.

Además de construir los tándem que ganaron los Juegos Paralímpicos de Barcelona, Atlanta y Sidney, Perucha reparó las bicicletas de profesionales del ciclismo de primera línea como el mismísimo Marino Lejarreta o Anselmo Fuertes. El último de ellos, Félix García Casas, fue campeón de España.

Perucha mantendrá abierto un local que tiene junto a la tienda clausurada, lleno de fotos y diplomas, pero sabe que sus días están contados. El lavado de cara de La Ventilla, y en general de la zona Norte de Madrid, se ha llevado por delante muchos comercios, y el suyo no será una excepción.

Con el cierre de la tienda de Perucha languidece una forma de concebir el negocio en la capital. Pese a la entrada de la tecnología en la construcción de bicicletas, Perucha aún mantenía viva la llama del artesano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 13 de febrero de 2003