Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:

Depor-Mallorca y Recre-Osasuna, semifinales atípicas de la Copa

El sorteo de las semifinales de la Copa, efectuado ayer, emparejó al Deportivo con el Mallorca y al Recreativo con Osasuna. Los partidos de ida se disputarán el próximo día 5 y los de vuelta el 5 de marzo. Después del fiasco sucesivo de clubes como el Athletic, el Atlético, el Barcelona, el Madrid o el Valencia, la ronda clasificatoria para la final es la más atípica desde la de 1935, cuando la disputaron el Levante, el propio Osasuna, el Sabadell y el Sevilla, o la de 1939, con el Alavés, el Barakaldo, el Ferrol y el Sevilla.

De los cuatro equipos supervivientes, el Deportivo es el que posee una mayor tradición copera. No en vano es el vigente campeón, a costa de un Madrid que el curso pasado vio cómo le vencía el día festivo de su Centenario y en su propio estadio Bernabéu. En 1995, y también con el campo madridista como escenario, el Depor ya se había llevado el título ante el Valencia. Fue el encuentro de la lluvia, pues una tormenta infernal provocó su suspensión a falta de 11 minutos y hubo de reanudarse tres días después.

El cuadro de Javier Irureta tendrá enfrente a un Mallorca revitalizado tras someter al Madrid a un castigo insospechado. El conjunto balear ya sabe lo que es jugar una final. Estuvo en dos y las perdió: la primera, contra el Atlético en 1991; la segunda, contra el Barcelona en 1998, cuando sólo cayó en unos penaltis que encumbraron a Hesp como portero azulgrana. Por aquel entonces su técnico era el argentino Héctor Cúper.

El Recreativo y Osasuna lucharán por hacer realidad lo que tanto anhelan los equipos modestos: ser finalistas y, a poder ser, campeones aunque sólo sea una vez en la vida.

El navarro ya ha vivido la experiencia de pulular por las alturas de la competición. Llegó a ellas en 1935 y 1936 y, más recientemente, en 1988. Pero en todas las ocasiones se le cerró el acceso a la final.

En cambio, nunca antes el andaluz, el decano del fútbol español, había llegado tan lejos. Sólo en 1918 disputó unas semifinales. Pero lo cierto es que aquel año sólo intervinieron seis conjuntos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de febrero de 2003