Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Piterman cumple su sueño

El ucranio compra el 24,6% de las acciones del Racing mientras se aplaza la junta de accionistas

El desembarco del ucranio Dimitri Piterman en el Racing de Santander ya es un hecho, aunque ayer tuviera que aplazarse la junta de accionistas que le iba a ratificar como presidente del club y primer propietario -con el 24,6% de las acciones a cambio de alrededor de 1,8 millones de euros- por falta de quórum. En un día tan significativo para la entidad cántabra, sólo acudieron a la cita una decena de personas que apenas representaban el 0,9% de los socios. La junta será convocada hoy viernes en segunda instancia. Horas después de la suspensión, Piterman formalizó ante un notario la compra del porcentaje señalado, adquirido al hasta ahora máximo accionista, Santiago Díaz, que aún conservará en torno a un 20%.

Ayer, el aún presidente del Racing, Ángel Gutiérrez Coterillo, y el secretario de la entidad, Jesús Pellón, hubieron de escuchar algunas imprecaciones de los asistentes, ávidos por conocer los motivos reales de la ausencia de los accionistas mayoritarios. El todavía hombre fuerte de la sociedad, Santiago Díaz, se encontraba muy cerca del lugar de cita, la Cámara de Comercio de Santander, acompañado de algunos familiares, codo a codo con Dimitri Piterman. Éste, un ex atleta ucranio de 39 años, hace días que llegó a un acuerdo con Santiago Díaz para la adquisición inicial de un 25% del 51% total que poseen el empresario cántabro y sus familiares, a cambio de unos 1,8 millones de euros. Al final se hizo con el 24,6. La razón: la compra de un 25% hubiera exigido legalmente el visto bueno del Consejo Superior de Deportes.

No obstante, la intención de Piterman es adquirir progresivamente todo el paquete de acciones de Díaz, hasta controlar por completo la entidad e, incluso, poder sentarse en el banquillo durante los partidos. Piterman ya lo hace en el Palamós, de Segunda B, club del que es propietario, preparador físico y técnico, aunque el carné lo ponga un cántabro, el ex futbolista Jesús Gómez Cos.

Ayer, a la salida del despacho de un notario santanderino donde se formalizó la venta, pasadas las 11 de la noche, Piterman se limitó a declarar: "He cumplido un sueño y si el club no llega a la disolución, podría convertirme en presidente", mientras Díaz tan sólo confirmaba la venta. Respecto a sus deseos, por él mismo manifestados, de sentarse en el banquillo, el empresario ucranio dijo de forma lacónica: "Todo se verá. Hay que analizar muchas cosas".

De momento, hoy tendrá que enfrentarse a la Junta de Accionistas del club. El Racing, con una deuda cercana a los 14,8 millones de euros, tiene que hacer frente a una posible disolución, ya que dicho déficit rebasa la mitad del capital social. A pesar de ser uno de los clubes menos endeudados de Primera, tiene un fondo negativo que exige legalmente que se realice una aportación de más de 10 millones de euros para evitar la quiebra. Recientemente, el Ayuntamiento de Santander y el Gobierno de Cantabria le concedieron una subvención de seis millones de euros por cuatro años, que fue insuficiente, por lo que el club solicitó la colaboración de Caja Cantabria mediante un crédito participativo cercano a los 12 millones de euros. Los accionistas estaban dispuestos a avalar la mitad de ese préstamo y cubrir el resto con la aportación de las instituciones ya mencionadas, los derechos de televisión y los derechos de los jugadores. Sin embargo, Caja Cantabria exige avales personales por el total.

El ex atleta ucranio -saltador de longitud- escogió Santander como escenario ideal para sus entrenamientos con vistas a los Juegos de Barcelona de 1992. En la capital cántabra nació uno de sus hijos y desde entonces se quedó prendado de esta comunidad. Finalmente la vocación futbolera de este empresario con negocios hosteleros e inmobiliarios en la Costa Brava se hizo anoche realidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de enero de 2003