Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:JUEGOS

Una cruzada galáctica

La imaginación desbordante del personaje Haven contra los malos Vetch y Overlord

En Traveller's Tales se han propuesto transportar al jugador a un mundo fantástico, donde poco a poco se irá desvelando una gran aventura a través de sus actos.

Después de tres años de desarrollo el videojuego Haven: The Call of the King, llega a las tiendas, de momento para la consola PlayStation 2; pero se espera que aterrice en primavera en GameCube, Game Boy Advance y Xbox.

El estudio londinense responsable del juego puso mucho énfasis en el trabajo de un motor gráfico muy potente que les permitiera crear un entorno sin tiempos de carga que, a su vez, facilitara al jugador la manera de viajar de un extremo a otro sin barreras. Algo muy parecido consiguió hace un año Jak & Daxter: The Precursor of Legacy, el juego de la compañía americana Naughty Dog, donde una pareja muy curiosa se movía a placer por un mundo interactivo, en el que las únicas fronteras eran las de la imaginación. Más o menos, el juego de los ingleses Traveller's Tales busca transmitir las mismas sensaciones de libertad.

'Haven: The Call of the King'

Género: Plataformas Fabricante: Traveller's Tales Plataforma: PlayStation 2 Precio: 59,99 euros Recomendación por edades: Mayores de tres años Internet: www.virginplay.es www.midway.com www.havengame.com

Esta tecnología ha permitido crear escenas cinemáticas de gran calidad que ayudan al jugador a introducirse en la trama del juego y pensar que él mismo está viviendo una auténtica aventura. En ocasiones parece que se está viendo una película, todo queda perfectamente enlazado, tanto los momentos en que el usuario tome las riendas del juego como las escenas en que los personajes cobren vida por sí solos. El motor gráfico también ha permitido crear un mundo en el que pasa el tiempo; así pues, hay transiciones de la noche al día y el clima también es variable.

Haven: The Call of the King es principalmente un juego de plataformas, en las que el participante deberá hacer que Haven, personaje principal, salte, corra o dispare; pero también tiene elementos de investigación y exploración en los que deberá encontrar objetos. El juego permite conducir vehículos terrestres e incluso naves. No es el típico juego de plataformas, ya que además de las habilidades con el mando de control, el jugador deberá demostrar algo de ingenio y perspicacia.

El jugador compartirá la cruzada del protagonista, Haven; él deberá acabar con el malvado Vetch, que ha sometido a toda la población a su voluntad, utilizando un virus que los convierte en seres sin personalidad, totalmente a sus órdenes. Haven ha descubierto al malvado Vetch, pero cuando está a punto de huir es atrapado y enviado a una estación espacial en órbita. Sin embargo, conseguirá liberarse y es entonces cuando empezará su lucha contra el virus, que mantendrá a raya gracias a la ingestión de constantes dosis de antídoto, y contra Vecht, con el único pensamiento de rescatar a todos sus congéneres.

A través de 40 niveles diferentes, Haven podrá visitar cinco planetas principales a los que podrá acceder viajando por el espacio. Partirá de las minas, donde están atrapados trabajando sus compatriotas, para llegar a las cámaras de la muerte, un lugar donde el peligro se esconde detrás de cada esquina. En la Isla del Héroe, el jugador demostrará sus habilidades en las carreras, en la resolución de enigmas y en las plataformas; también visitará el desierto, una arena con gladiadores y el mismísimo espacio.

Haven no estará solo en su aventura: le acompañarán otros personajes: el inseparable Talón, una especie de ave mecánica; Chess, su joven amiga; el Dr. Spong, un curioso médico, y se enfrentará a malos tan malos como Vetch y Overlord.

Las posibilidades de este juego son infinitas, ya que es un mundo casi ilimitado donde el jugador no tendrá que preocuparse por que su imaginación se desboque.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 16 de enero de 2003