Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Antenas fractales para coches

Ficosa y Fractus desarrollan nuevos sistemas de comunicación

Los coches llevarán instalada una única antena que integrará las comunicaciones de radio, telefonía y posicionamiento por satélite. Esta innovación está siendo desarrollada conjuntamente por Ficosa Internacional y Fractus. En poco tiempo llegará al mercado.

La clave de esta innovación se encuentra en la tecnología fractal, que se inspira en las formas geométricas que toma la naturaleza. Una única antena fractal sustituye a todo un conjunto de antenas convencionales. Una idea que fue desarrollada en la Universidad Politécnica de Cataluña y que mereció patentes y distinciones internacionales. Para su desarrollo comercial se creó la empresa Fractus, con sede en Barcelona.

Fractus se creó hace cuatro años por Carlos Puente, el investigador que inventó las antenas fractales en la Politécnica de Cataluña

El grupo Ficosa da trabajo a 5.500 empleados y obtuvo el año pasado una cifra de negocio consolidado de 667 millones de euros

Los fractales son formas geométricas que se subdividen en infinitas partes, cada una de las cuales constituye una copia reducida de la forma original. Estas estructuras se encuentran en la naturaleza, ya sea en el desarrollo de las plantas, la estructura de los minerales o la formación de nieve. Sus fundamentos matemáticos se han utilizado como modelo en el desarrollo de aplicaciones en campos tan diversos como la industria química, la biotecnológica o la informática.

De la aplicación de ésta técnica, resultan antenas multibanda que permiten integrar en una única estructura la recepción de radio, la telefonía móvil de segunda y tercera generación (GSM900, GSM1800, PCS1900 y UMTS), además de los últimos sistemas de posicionamiento por satélite GPS y Galileo que cada vez incorporan más fabricantes de automóviles.

Debido a las magníficas expectativas de negocio que ofrece este invento, Fractus ha buscado el mejor socio que podía encontrar para desarrollarlo. Se trata de Ficosa Internacional, multinacional española de industrias auxiliares de la automoción, con la que ha constituido la sociedad Advanced Automotive Antenas (3A).

Alianza estratégica

Fundada en 1949, en Barcelona, Ficosa forma hoy en día un entramado industrial controlado por las familias catalanas Pujol y Tarragó. Especializada en el desarrollo y fabricación de componentes para la mayoría de los fabricantes mundiales del motor, dispone de una veintena de fábricas repartidas en 18 países de Europa, América y Asia. El grupo, que da trabajo a 5.500 empleados, obtuvo el año pasado una cifra de negocio consolidado de 667 millones de euros.

"Ficosa Internacional y Fractus iniciaron su alianza estratégica en 1999 para evaluar la viabilidad comercial de estas investigaciones. Hasta que se constituyó 3A como una joint venture", dice Jorge Dapena, su director. "Ahora es cuando se inicia realmente la actividad. Tenemos los primeros encargos provenientes de cinco clientes, que incorporarán muy pronto las antenas fractales en sus nuevos vehículos, lo que da idea de la gran aceptación que han tenido por parte de los fabricantes de automóviles", agrega el directivo.

Para el director de 3A, las antenas fractales son todo ventajas: "Se integran dentro de los embellecedores o de los retrovisores interiores. Se consigue así la supresión de adornos externos, se mejora la estética y aerodinámica del automóvil y se evita perforar la estructura del vehículo facilitando su montaje".

Soluciones tecnológicas

Ficosa desarrolló cerca de 50 nuevos modelos de componentes para coches, motocicletas, autobuses y vehículos industriales en 2001. Entre ellos, espejos retrovisores, parasoles, eleva cristales, sistemas de mando y control, pedales, mecanismos para puertas y asientos, lavaparabrisas, bombas eléctricas, diferentes tipos de depósitos, cerraduras, sistemas antirrobo o cables de acero. Entre sus últimas innovaciones, destacan los retrovisores del nuevo modelo de coche Bentley Continental GT.

Fractus, por su parte, se creó hace ya cuatro años por Carlos Puente, el investigador que inventó las antenas fractales en la Universidad Politécnica de Cataluña. Dadas las posibilidades de explotación, pronto se le unió Sistemas Radiantes F. Moyano, fabricante madrileño de antenas, con una facturación que ronda los seis millones de euros al año.

Las soluciones tecnológicas que ofrece Fractus a su clientela tienen un amplio abanico de aplicaciones que van desde estaciones de base de telefonía móvil, antenas para terminales móviles, equipos para la navegación marítima y aérea, satélites de comunicación, comunicaciones militares y circuitos de microondas para sistemas de comunicación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 1 de diciembre de 2002

Más información