Garzón afirma que Batasuna practica la 'limpieza étnica'

El juez quiere demostrar que el grupo comete 'crímenes de lesa humanidad'

El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón abrió ayer una de sus mayores investigaciones al solicitar el apoyo de los ministerios de Justicia, Interior, Hacienda, Sanidad, Trabajo y Educación y Cultura, de las confederaciones de empresarios, sindicatos, medios de comunicación, parlamentos, gobiernos autónomos, universidades y 'cualesquiera otros que fueran necesarios' para acumular pruebas contra Batasuna.

El 26 de agosto pasado, Garzón suspendió cautelarmente por tres años la actividad de la formación independentista que lidera Arnaldo Otegi. En su resolución de ahora, el magistrado mantiene que integrantes de la formación radical independentista 'han cometido de manera regular contra el colectivo social que no les es afín', obedeciendo a ETA, 'amenazas, coacciones, lesiones, tratos degradantes, injurias y calumnias' con el fin de que abandonasen Euskadi.

Garzón defiende que la conducta delictiva de los dirigentes de Batasuna está tipificada como 'crimen de lesa humanidad' en el Estatuto de la Corte Penal Internacional: 'La segregación de una parte de la población de derecho de un territorio por razón de su origen étnico o geográfico o de su presunta adscripción ideológica'.

El PNV ha advertido a Garzón de que con esta imputación a Batasuna se 'mete en una espiral diabólica'.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS