Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:ATLETISMO | Madrid, escenario de la novena Copa del Mundo

Dosis masivas de gran atletismo en Madrid

El torneo, habitual escenario de pruebas excepcionales, presenta a algunas de las mejores estrellas mundiales

La Copa del Mundo de atletismo bajará hoy, en Madrid, el telón a una temporada que se ha cerrado de forma estruendosa con el récord mundial de los 100 metros, la distancia tótem por excelencia. Como competición, la Copa del Mundo ofrece peculiaridades que merecen tomarse en cuenta. En primer lugar es una cita tardía, con casi todos los atletas atacados por la fatiga. Otro dato interesante es la condensación de pruebas en sólo dos días, de manera que los aficionados asisten a una dosis masiva de atletismo. Se trata además de una competición por puntos que enfrenta a continentes y países. En Madrid se medirán Europa, América, Asia, África, Oceanía junto a España -como país organizador-, Alemania, Reino Unido y Rusia, como primeros clasificados en la Copa de Europa en la categoría masculina y femenina.

Contra lo que pudiera pensarse por su ubicación en el calendario, la Copa del Mundo ha sido escenario de pruebas excepcionales, especialmente en las carreras de velocidad. Al estadio de La Peineta acudirán algunos atletas capaces de brindar momentos estelares. No estará Tim Montgomery, el nuevo plusmarquista mundial de los 100 metros, en una prueba que tendrá un carácter explosivo. A casi 700 metros de altura, Madrid ofrece buenas garantías para los velocistas, más aún si la temperatura se mantiene en los niveles actuales, entre 24 y 27 grados. La ausencia de Montgomery no desacreditará la carrera: estarán el británico Dwain Chambers (9,87 segundos), el namibio Frankie Fredericks, el caribeño Kim Collins y el portugués Obikwelu, nacionalizado este año tras una brillante trayectoria con Nigeria.

Marion Jones acudirá como otra de las grandes protagonistas. Esta temporada no ha bajado de 10,80 segundos, pero su crédito es máximo. La velocista estadounidense es una bendición para el atletismo. A su formidable talento añade un carisma muy apreciado por los aficionados. Después de seis temporadas en la cumbre todavía es una mujer accesible, amable en las victorias y en sus escasas derrotas. Marion Jones no se esconde jamás: participa en las grandes competiciones de verano desde el primer día hasta el último, aceptando todos los desafíos, exponiéndose ante rivales que la tienen como primer objetivo. Ella significa para el atletismo todo aquello que atletas como la griega Ekaterina Thanou tiran por tierra.

Thanou, como su compatriota Konstantinos Kenteris, deberían representar a la selección europea en Madrid, pero una vez más permanecerán refugiados en su país, de donde sólo salen para competir en los Campeonatos de Europa, Mundiales o Juegos Olímpicos. Apenas se sabe nada de ellos porque se han empeñado en mantener un misterio que disgusta a los aficionados.

Aunque falten algunos atletas de primer orden, con El Guerruj como caso más notable, la nómina de estrellas será excelente. Los británicos acuden con Jonathan Edwards y Chambers; América contará con Pedroso, Anier García y Kim Collins; África ofrecerá su impresionante colección de especialistas kenianos y magrebíes en el fondo y el medio fondo; Estados Unidos contará con sus habituales purasangres en las carreras de velociad y en los saltos. A la magnitud de las expectativas se agrega el carácter de la Copa del Mundo como pequeño laboratorio para Madrid, empeñada en conseguir los Juegos Olímpicos de 2012. Durante dos días se someterá a un examen que tendrá una repercusión en todo el mundo.

Desafío español

Los atletas españoles se sometarán a un desafío más que interesante después del éxito en los Campeonatos de Europa, donde obtuvieron 15 medallas. En Madrid volverán la mayoría de ellos, en algunos casos en pruebas que prometen grandes emociones. Para Manolo Martínez será la ocasión de enfrentarse a los mejores del mundo en el lanzamiento peso, donde se reunirán el estadounidense Adam Nelson, el ucranio Yuri Belonog -campeón de Europa-, o el surafricano Janus Roberts, todos ellos potenciales campeones olímpicos.

Lo mismo sucederá con Yago Lamela en salto de longitud, donde tendrá como adversarios al cubano Iván Pedroso y al estadounidense Savante Stringfellow. Será una prueba de máximo nivel, al igual que el lanzamiento de disco, donde Mario Pestano volverá a enfrentarse a los mejores especialistas del mundo: Adam Setliff (Estados Unidos), Franz Kruger (África) y el fenomenal Robert Fazekas (Hungría).

De alguna manera, Madrid servirá para calibrar las posibilidades de los españoles para la próxima temporada, con el Mundial de París como objetivo fundamental. Después del éxito en los Campeonatos de Europa, la presencia de los mejores atletas de los cinco continentes supone una vuelta de tuerca para los españoles. Para gente como Luis Miguel Martín Berlanas, Reyes Estévez o Alberto García será un buen momento para medirles con los grandes especialistas africanos.

Aunque algunos de los españoles manifiestan su fatiga, o están lejos de su mejor momento físico, probablemente se verá un sobreesfuerzo en una competición que tiene el valor añadido de disputarse en España, con lo que eso significa como factor de motivación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de septiembre de 2002

Más información