Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Martínez mantendrá al grueso de la dirección del PP en el 10º congreso y sólo hará 'retoques'

Dirigentes populares creen 'anormal' retrasar la nominación de la candidatura a la Junta

En el 10º congreso del PP andaluz que se celebrará el próximo fin de semana no ocurrirá nada especial: Teófila Martínez y Antonio Sanz resultarán reelegidos presidenta y secretario general y los cambios, si los hay, serán menores, 'retoques a un segundo nivel'. Al menos ésta es la versión oficial de un cónclave encerrado en el férreo corsé de la sucesión de José María Aznar y la proximidad de las elecciones municipales. Tan sólo queda por despejar si el secretario general volverá a ser también portavoz en el Parlamento y si Martínez será proclamada ya candidata a la Junta para 2004. El propio Sanz, que dar por hecha la permanencia en sus dos cargos, ha dicho que el objetivo del congreso es 'consolidar' el liderazgo de la presidenta.

El camino hacia la continuidad casi completa de la cúpula del PP andaluz, que apuntan todos los dirigentes consultados, no ha sido nada fácil. En ningún momento se ha puesto en cuestión que Teófila Martínez repetiría como presidenta del PP andaluz, cargo que heredó de Javier Arenas, junto con la candidatura a la Junta, al saltar éste a la secretaría general del PP nacional en 1999. No ha ocurrido lo mismo en el caso de Antonio Sanz. Varios miembros del PP aseguran que el distanciamiento que ha mantenido el político gaditano con Martínez en el último año podría haber culminado con su relevo como secretario general. Según estas fuentes, la presidenta planteó diseñar un equipo de dirección a su medida en el que no estaba Sanz, para más tarde pretender únicamente que fuera sustituido como portavoz en la Cámara.

El desconcierto que reina en el PP por el debate de la sucesión de Aznar -se desconoce quién llevará finalmente las riendas del partido- y la proximidad de las elecciones municipales han ido dando paso a las tesis que aconsejaban no remover los equilibrios internos y consolidar la posición del PP en el panorama electoral andaluz. Aún no se ha despejado si Antonio Sanz simultaneará el Parlamento con la secretaría general, aunque él mismo ha comentado que su deseo es seguir con las dos tareas. No obstante, el congreso podría pasar de largo sobre la designación del portavoz, si bien es verdad que en los congresos anteriores la identidad de esta figura quedó clara antes de finalizar.

Incógnita

También en los 8º y 9º congresos de 1996 y 1999 salió proclamado en firme el candidato a la presidencia de la Junta -en el primer caso, Arenas, y en el segundo, Martínez-. Esta vez desde la organización se ha dicho que la elección de la candidatura no tiene por qué hacerse, pese a que la mayoría de los dirigentes consultados dan por hecho que la también aspirante a repetir en la alcaldía de Cádiz se medirá en 2004 con Manuel Chaves. La ausencia de un pronunciamiento explícito en el congreso, tanto de la portavocía como de la candidatura a la Junta, será la espoleta de una auténtica bomba de especulaciones, si se tiene en cuenta las quinielas que están circulando ya con sólo sugerir la posibilidad de aplazar los nombramientos.

Fuentes de la dirección del PP destacan que la jefa de la oposición no quiere revelar su nominación a la Junta una semana antes del 10º congreso, que empezará el próximo viernes en Granada, lo que no quita que todos los dirigentes preguntados estén seguros de que volverá a presentarse. 'No va a haber sorpresas en la candidatura a la Junta y sería anormal que no se aprovechara el congreso para dejarlo bien claro', asegura un cargo popular.

Precisamente el objetivo del cónclave popular no es otro que 'reforzar el liderazgo de Teófila Martínez', según explicó Antonio Sanz a este periódico. Dicho estos, precisó que en el Partido Popular ''nunca ha existido la duda' del protagonismo de su presidenta. Un dirigente provincial coincide con el secretario general en que lo sustancial de la cita congresual es 'consolidar un equipo que sea capaz de ser alternativa de gobierno'.

Una vez resuelta la permanencia de la actual dirección, los cambios se limitarán a segundos niveles. 'Habrá retoques en las segunda filas', afirman en el PP. Es casi segura la continuidad de los cuatro vicesecretarios actuales (Joaquín Ramírez, José Luis Sanz, Carolina González Vigo y José Luis Rodríguez), mientras que se desconoce los nombres de las nuevas incorporaciones dado el mutismo con el que, según varios dirigentes populares, está llevando Martínez los prolegómenos del congreso. El PP cree que los mayores escollos se plantearán a la hora de guardar los equilibrios provinciales en los órganos de dirección. Los populares, como el resto de los partidos, no son ajenos a los tirones territoriales de sus militantes, que exigen mayor presencia en puestos y cargos en función de su número de afiliados.

El ruido mediático que están planteando un grupo de cargos electos que han sido expulsados de sus filas no preocupa, al menos oficialmente, en el PP. 'No son críticos, no militan ya en nuestras filas', zanja el asunto Antonio Sanz.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 15 de septiembre de 2002