Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sanción a un ganadero por enterrar vacas ilegalmente

El Departamento de Medio Ambiente ha abierto un expediente sancionador al propietario de la explotación ganadera Bell-Lloc, de Cantallops (Alt Empordà), por el entierro ilegal de aproximadamente una docena de vacas, cuyos cadáveres son considerados por la Ley de Residuos como 'material específico de riesgo'.

Según fuentes de Medio Ambiente, los responsables de la explotación serán multados 'con una cantidad aún por determinar' y tendrán que hacerse cargo de la eliminación de los restos por el procedimiento establecido en la normativa. A principios de junio, los agentes forestales descubrieron los restos, depositados a unos 200 metros del castillo de Bell-Lloc, en un claro del bosque. Los animales estaban semienterrados y visibles.

Actualmente, la zona donde se amontonan los huesos de las vacas, de unos 20 metros cuadrados, desprende un olor putrefacto y puede verse cómo conejos y zorros de la zona se alimentan de estos restos. Cuando los agentes forestales hallaron los restos, levantaron un acta a la explotación ganadera por el incumplimiento de la Ley de Residuos, que obliga a los propietarios de ganado a que una empresa autorizada se haga cargo de la eliminación de los restos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de agosto de 2002