Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:Torneo Internacional de Estepona | BALONCESTO

Un paseo muy caro

España aplasta a Rusia y Raúl López cae lesionado

La imagen fue más que dolorosa: mediada la segunda parte, Raúl López abandonaba el pabellón. Lo hacía cojeando, agarrado a Pau Gasol, su amigo, también lesionado. España se ha quedado, momentáneamente, sin sus dos grandes estrellas -con permiso de un Garbajosa que vive iluminado-, sin los dos jugadores que la próxima temporada estarán en la NBA. Y se ha quedado sin ellos cuando sólo faltan 11 días para que dé comienzo el Mundial de Indianápolis.

No es que diera miedo la escena. Es que dio pánico. No se había llegado al descanso cuando Raúl López intentó evitar que un rival atrapara la pelota, saltó, se trastabilló, apoyó mal la pierna y cayó al suelo retorciéndose de dolor. Se agarró la rodilla derecha, la misma que se destrozó hace menos de un año y que le tuvo seis meses de baja, y se echó las manos a la cara antes de romper a llorar. El médico y sus compañeros se acercaron a él asustados. No porque supieran allí mismo que la lesión era grave. El problema es en qué lugar se había producido, en la misma rodilla que se hizo añicos Raúl el pasado mes de noviembre. Se le aplicó hielo de inmediato, a la espera de que la resonancia magnética dicte sentencia. De momento, la primera impresión, según reconoció el seleccionador, Javier Imbroda, no invita al optimismo.

ESPAÑA 78| RUSIA 61

España: Nacho Rodríguez (2), Navarro (6), Jiménez (10), Alfonso Reyes (13), Garbajosa (19); Raúl López, Lucio Angulo (16), Felipe Reyes (4), Paraíso (2), Junyent (4) y Carlos Marco (3). Rusia: Karassev (11), Tchikalkine (5), Avleev (11), Morgunov (2), Savrasenko (8); Z. Pachutin (3), Panov (2), E. Pachutin (3), Khriapa (8), Bachminov (4), Kudeline (2)y Petrenko (2). Árbitros: Mayberry (Australia) y García Ortiz (España). Final del Torneo Internacional de Estepona, en el que España se proclamó campeón. La selección disputará su próximo amistoso de preparación el martes, frente a Croacia, en Torrelavega.

Más allá de la lesión de Raúl, España volvió a demostrar que va a todo trapo y que amenaza con algo grande. Tres partidos ha disputado y ha ganado los tres. Sin Gasol, además. Ayer aplastó a Rusia, en su segundo enfrentamiento, en un partido que dice muchas cosas. Porque si todo transcurre con normalidad, este duelo podría repetirse en los cuartos de final del Mundial. Y visto lo visto, no habría más favorito que España, que ayer fue insultantemente superior a un rival que de ruso tiene el nombre, que no el baloncesto que hace. A la espera de asistir al espectacular duelo Gasol-Kirilenko (éste no juega no porque esté lesionado, sino porque su equipo en la NBA, Utah Jazz, no le deja disputar amistosos, y si llega a imaginarse lo que ocurríría ayer tampoco hubiera dejado a Raúl López) lo cierto es que España es más equipo, de arriba a abajo, que Rusia, a quien entre Garbajosa y Lucio Angulo hicieron un roto de cuidado, en lo que a la postre fue un triunfo muy caro. Demasiado caro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de agosto de 2002