Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento coloca cámaras en los túneles de la capital

Los túneles de Pío XII y de Corazón de María abren de nuevo al tráfico

Los conductores que incluso en el mes de agosto están sufriendo las numerosas obras que hay en las calles de la capital tienen una buena noticia: los túneles de las calles de Pío XII y de Corazón de María, que han permanecido cerrados, abrirán hoy por la tarde de nuevo al paso de vehículos. Las obras del túnel de Pío XII han sido muy cortas: el subterráneo fue cerrado ayer para instalar unas cámaras de seguridad y la obra ya está lista.

Las imágenes que tomen estas cámaras irán al Centro de Control y Gestión de Túneles, que empezará a funcionar previsiblemente a finales de año y a donde llegará toda la información de los 47 subterráneos que ya hay en la capital y de los seis que están aún en construcción. Además, el área de Obras del Ayuntamiento ha aprovechado el cierre del subterráneo de Pío XII para renovar el asfalto.

El túnel de Corazón de María, que une esta calle con la de Alfonso XIII, también abrirá hoy, después de que ya esté preparado el nuevo sistema de seguridad y ya esté terminada la reparación del sistema de drenaje y de las paredes. Este túnel tiene una historia polémica. Fue inaugurado en 1995 por el alcalde de Madrid, José María Álvarez del Manzano, sin bajarse del autobús en el que iba montado. Los vecinos le esperaban con pancartas, pero no de agradecimiento, sino de protesta. El subterráneo se había llevado por delante los árboles y las aceras de las viviendas.

Subterráneos cortados

Los subterráneos que van a continuar cortados hasta el próximo día 25 son el de Costa Rica y el de Sinesio Delgado. El área de Obras está alargando la cubierta del túnel de la calle de Costa Rica, que une la plaza de la República Dominicana con la Gran Vía de Hortaleza, para aminorar el nivel sonoro. Los vecinos de la zona habían protestado reiteradamente porque, en su opinión, los ruidos procedentes del trasiego de vehículos eran insoportables.

La prolongación de la cubierta tendrá una longitud de 80 metros. En el subterráneo de Costa Rica y en el de Sinesio Delgado -que conecta el paseo de la Castellana con la carretera de El Pardo- también se ha instalado el nuevo sistema de seguridad por cámaras.

Pero los atascos no abandonan la calle de Velázquez ni siquiera con el descenso de tráfico que se registra durante las vacaciones estivales. Los trabajos para la construcción del nuevo túnel de María de Molina que unirá el paseo de la Castellana a la carretera de Barcelona (N-II) han obligado al Ayuntamiento a cortar dos carriles de esta calle. En principio, volverán a ser abiertos a principios de septiembre.

Las restricciones al tráfico en esta zona afectan, en concreto, al lateral derecho de la vía en el tramo comprendido entre el inicio de la calle del General Oraa hasta la de María de Molina.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de agosto de 2002