Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Veleros en el Mediterráneo

26 grandes embarcaciones de la regata Cutty Sark permanecerán hasta el martes en Málaga

El pasado viernes comenzó en el puerto de Málaga una actividad diferente a la del día a día, la de albergar a 26 veleros que participan en la regata Cutty Sark 2002, organizada por la International Sail Training Association, colectivo abrigado por el duque de Edimburgo. De los 70 barcos que en total participan en la prueba, procedentes de más de una decena de países, fundamentalmente europeos, 26 permanecerán atracados en Málaga hasta el martes, cuando a media mañana realizarán una parada de velas desde el puerto por la costa Este hasta El Candado, momento en el que se dirigirán hasta Cádiz. Allí comenzará la segunda etapa.

Ayer comenzó la primera de las tres jornadas de puertas abiertas -también hoy y mañana-, en las que el público podrá pasar a bordo de estas naves de un mínimo exigido de 9,14 metros hasta los 108,9 metros del velero ruso Mir, que cuenta con una tripulación de 285 personas, casi una tercera parte de los 1.000 tripulantes inscritos en esta regata anclada en los muelles 1 y 2 del puerto malagueño.

Los barcos participantes en esta vigesimotercera edición llegaron desde Alicante para concluir la primera etapa de esta travesía que comenzó el pasado 5 de julio y que finalizará el 5 de agosto en Portsmouth (Inglaterra). Es la primera vez que en sus casi 20 años de existencia esta regata discurre por aguas del Mediterráneo, y tras su paso por este mar, la caravana de buques pondrá rumbo a A Coruña; después descansará en Brest (Francia) y Santander; y, finalmente, atracará en la ciudad inglesa.

Los objetivos de la organización van más allá del factor competitivo, ya que se observan otros elementos, como el compañerismo y los lazos de amistad entre diferentes países, en una prueba en la que más del 50% de la tripulación de los barcos debe tener entre 16 y 25 años. No hay premios en metálico, únicamente trofeos.

Esta modalidad deportiva que incluye veleros de clase A y C es muy característica de países de la ribera del Mar del Norte (Inglaterra, Holanda, Dinamarca, Noruega o Francia).

Desde la primera edición en 1974, sólo un barco español-el Marineda en 1994- ha ganado esta regata dominada por los países europeos, excepto en dos victorias mexicanas, una de Venezuela y otros dos triunfos de Omán, con el Shabab Oman, vencedor en 2001. El espectáculo de los grandes veleros atrajo ayer a centenares de malagueños hasta los muelles del puerto para conocer unas embarcaciones poco habituales en la zona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de julio de 2002