Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ESTUDIO DE UNIVERSIDADES

Las universidades andaluzas critican el escaso rigor del estudio de evaluación que suspende a cuatro de ellas

Cuatro universidades andaluzas (Almería, Pablo de Olavide, Jaén y Huelva) no superan el aprobado en el informe de evaluación elaborado por un equipo de la Universidad de Barcelona.

El responsable del estudio, Jesús de Miguel, catedrático de Sociología de Barcelona, defiende la validez del informe publicado en el último número de Gaceta Universitaria alegando que 'la calidad no es un indicador unívoco, ya que hay numerosos indicadores de calidad aplicables a la educación universitaria'. Sin embargo, estos parámetros a los que se refiere De Miguel son abiertamente cuestionados por las autoridades universitarias andaluzas. 'No se puede establecer como indicador absoluto la tasa de profesorado por número de alumnos, porque basta que una universidad antigua aproveche el excedente de docentes de alguna área para cuadrar la ratio. Tampoco se puede medir la calidad de una biblioteca por el número de volúmenes, sino que ha de hacerse valorando la prestación del servicio que oferta y la utilidad de éste para los alumnos', indicaba la rectora de la Pablo de Olavide.

Por su parte, Eugenio Domínguez, rector de la Universidad de Córdoba (UCO), se mostró prudente: 'Los resultados son satisfactorios para la UCO', señaló, 'pero creo que este tipo de estudios sólo deben valorarse como una aportación más; para hacer valoraciones en profundidad es preciso esperar a que haya sistemas estandarizados y consensuados'.

El rector malagueño, Antonio Díez de los Ríos, puso en duda los datos aportados por algunas universidades y justificó el mal resultado de las representantes andaluzas porque las variables escogidas reflejan la inversión por alumno. 'Esto impone un sesgo importante porque no se analiza el resultado final del proceso', puntualizó.

Para el rector de Huelva, Antonio Ramírez de Verger, este estudio está 'falto de rigor' porque, según dijo, 'la complejidad de funcionamiento de las universidades españolas dificulta la comparación si no se hace con parámetros objetivos'.

'Tendrá que ser la Agencia Nacional de Calidad la que haga un estudio serio que aclare y no enturbie', concluyó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de junio de 2002